Beneficios del liderazgo de la dirección en la mejora de la gestión preventiva en las empresas

La implicación real y activa de la dirección de la empresa en la prevención de riesgos laborales es una garantía de éxito en la generación de una cultura preventiva en todos los miembros que componen una organización, lo que se traduce en una reducción constante de la siniestralidad laboral y, en consecuencia, en una mejora continua de la seguridad y la salud de las organizaciones, con todos los beneficios que ello comporta.

Para ello, la cultura preventiva debe formar parte de la cultura empresarial, y la dirección debe asumir, también en este ámbito, su papel como motor que permita la implantación de la prevención de riesgos laborales de forma efectiva en la organización.

La identificación y el desarrollo del liderazgo en la dirección constituyen hoy una de las principales preocupaciones de las empresas, y su ausencia puede ser causa determinante de su fracaso.

La Declaración de Seúl sobre seguridad y salud en el trabajo de 2008 establece un marco de referencia para consolidar una cultura preventiva y lograr una mejor calidad de vida laboral. Esta declaración reconoce que la gestión de la prevención de riesgos laborales debe estar inmersa en una cultura empresarial. Cuando una organización integra la cultura preventiva en su modo de gestión se avanza en la mejora de la seguridad y salud en los entornos de trabajo. Adquirir esta cultura significa adquirir hábitos para trabajar seguros. Conseguir una adecuada cultura preventiva es la clave para ir del mero cumplimiento de la ley, a la implicación con la prevención, hasta integrar en todos los aspectos de nuestra vida actitudes positivas hacia los riesgos que se presentan y adoptar medidas para evitarlos.

Para profundizar en el tema del liderazgo relacionado con la cultura empresarial y, en concreto, con la cultura preventiva, CEOE organizó un webinar sobre Beneficios del liderazgo de la dirección en la mejora de la gestión preventiva en las empresas. Entre las conclusiones que extrajo el ponente a cargo del seminario, Antonio M. Alfonso, consultor nacional de prevención de FREMAP, destacan las siguientes:

  • Es necesario ejercer un liderazgo asertivo para seguir mejorando la salud en el trabajo, ayudando a construir la salud de los trabajadores que, de este modo, aumentan su compromiso con la empresa.
  • Un buen liderazgo influye positivamente en las condiciones de trabajo, alcanzando más productividad y mayor eficiencia.
  • La salud debe situarse como valor en la política preventiva.
  • La prevención ayuda al resultado empresarial.

Si quieres conocer las claves para ejercer un liderazgo asertivo, de qué modo influye el liderazgo en la gestión de la prevención de riesgos laborales o la relación entre el liderazgo y la mejora de las condiciones de trabajo, no dejes de ver este webinar: http://streaming.ceoe.es/webinar7.htm

Y ya sabes, PRACTICA PRL.