El botiquín ese gran desconocido. Sólo lo recordamos cuando sufrimos algún pequeño percance. Ese elemento en el que nunca habíamos reparado.  ¿Dónde está…? Lo necesario que puede llegar a ser en esas situaciones.

Un botiquín es un recurso a disposición de la empresa, para ser usado en caso de lesiones leves que en principio no requieren de asistencia sanitaria, o que, en el caso de necesitarla, nos facilite la labor hasta que lleguen los servicios médicos.

Consideraciones generales: los botiquines han de contener material única y exclusivamente de primeros auxilios y nada másNO puede haber ningún tipo de medicamento-, han de estar ordenados y se deben revisar periódicamente para reponer el material utilizado o verificar las caducidades.

El botiquín debe contener el material mínimo establecido por el Real Decreto 486/1997, de 14 de abril (anexo VI. A3). Junto con esas disposiciones y como buenas prácticas tomaremos como referencia la NTP 458 sobre primeros auxilios en la empresa y algunas buenas praxis utilizadas ya en muchas organizaciones y que enumeramos a continuación:

  • Vendas de distintos tamaños para poder proteger las heridas.
  • Algodón hidrófilo. Se utiliza para forrar tablillas o inmovilizadores y desinfectar el instrumental. Nunca debe utilizarse en heridas abiertas, pues las fibras pueden pegarse a las heridas produciendo infecciones o retrasando la curación.
  • Desinfectantes y antisépticos autorizados como pueden ser agua oxigenada, alcohol, suero fisiológico, soluciones yodadas o jabón desinfectante, para la desinfección de pequeñas heridas. Una advertencia: las soluciones yodadas pueden producir reacción alérgica por lo que no se deben usar en personas alérgicas al yodo. En cuanto al alcohol no es aconsejable utilizarlo en una herida porque irrita los tejidos. El alcohol es aconsejable utilizarlo como desinfectante de las pinzas o tijeras.
  • Apósitos estériles adhesivos en bolsas individuales, para tapar las heridas, ejemplo tiritas.
  • Esparadrapo hipo alergénico. 5 m. x 2,5 cm.: se utiliza para fijar gasas, apósitos o vendas para soportar los bordes de las heridas.
  • Gasas estériles de distintos tamaños en bolsas individuales cerradas y esterilizadas, que ayuden a limpiar y cubrir las heridas o detener pequeñas hemorragias.
  • Instrumental básico: Tijeras con punta roma y pinzas
  • Guantes desechables (látex o vinilo) para la limpieza secado y oclusión de heridas; de un solo uso, para evitar contaminar la herida que se está curando.

 

Existen materiales auxiliares que muchas organizaciones están incluyendo en este equipo de primeros auxilios: manta termoaislante o isotérmica, mascarilla de reanimación cardiopulmonar (ambú), bolsas de hielo sintético, agua o solución salina al 0,9% en contenedores desechables en los casos en que no existan fuentes lavaojos, toallitas limpiadoras sin alcohol en caso de no disponer agua y jabón, y bolsas de plástico para material de primeros auxilios usado o contaminado.  Este material no debería estar en el botiquín de primeros auxilios, sino en otro lugar y siempre al cuidado de quien sepa usarlo.

Ya conocemos su contenido. Ahora conviene saber “algunas cosillas” de gran utilidad para la atención de las primeras curas de urgencia y lesiones menores. Lo primero, lavarse las manos con agua y jabón. Y después y dependiendo de la cura debemos obrar de la siguiente manera:

  • Para heridas superficiales: limpiar la herida con agua, secar con una gasa de algodón completamente limpia. Aplicar antiséptico y cubrir la herida con un apósito o tirita.
  • Para heridas más profundas: Limpiar con agua o aplicar una gasa con agua oxigenada y cubrir la herida con un apósito.
  • Para heridas sangrantes o con cuerpos extraños: No forzar la extracción de los cuerpos extraños. Taponar y efectuar compresión directa en caso de hemorragia.
  • Para quemaduras: Enfriar la zona con agua fría.
  • Para cuerpos extraños en ojos: Limpieza abundante con agua limpia y cubrir con un apósito.

El botiquín es un instrumento de primera necesidad y gracias a él, evitaremos consecuencias que pudieran ser graves por falta del cuidado primario y oportuno.

Botiquín de primeros auxilios en el centro de trabajo

El botiquín ese gran desconocido. Sólo lo recordamos cuando sufrimos algún pequeño percance. Ese elemento en el que nunca habíamos reparado.  ¿Dónde está…? Lo necesario que puede llegar a ser en esas situaciones.

Un botiquín es un recurso a disposición de la empresa, para ser usado en caso de lesiones leves que en principio no requieren de asistencia sanitaria, o que, en el caso de necesitarla, nos facilite la labor hasta que lleguen los servicios médicos.

Consideraciones generales: los botiquines han de contener material única y exclusivamente de primeros auxilios y nada másNO puede haber ningún tipo de medicamento-, han de estar ordenados y se deben revisar periódicamente para reponer el material utilizado o verificar las caducidades.

El botiquín debe contener el material mínimo establecido por el Real Decreto 486/1997, de 14 de abril (anexo VI. A3). Junto con esas disposiciones y como buenas prácticas tomaremos como referencia la NTP 458 sobre primeros auxilios en la empresa y algunas buenas praxis utilizadas ya en muchas organizaciones y que enumeramos a continuación:

  • Vendas de distintos tamaños para poder proteger las heridas.
  • Algodón hidrófilo. Se utiliza para forrar tablillas o inmovilizadores y desinfectar el instrumental. Nunca debe utilizarse en heridas abiertas, pues las fibras pueden pegarse a las heridas produciendo infecciones o retrasando la curación.
  • Desinfectantes y antisépticos autorizados como pueden ser agua oxigenada, alcohol, suero fisiológico, soluciones yodadas o jabón desinfectante, para la desinfección de pequeñas heridas. Una advertencia: las soluciones yodadas pueden producir reacción alérgica por lo que no se deben usar en personas alérgicas al yodo. En cuanto al alcohol no es aconsejable utilizarlo en una herida porque irrita los tejidos. El alcohol es aconsejable utilizarlo como desinfectante de las pinzas o tijeras.
  • Apósitos estériles adhesivos en bolsas individuales, para tapar las heridas, ejemplo tiritas.
  • Esparadrapo hipo alergénico. 5 m. x 2,5 cm.: se utiliza para fijar gasas, apósitos o vendas para soportar los bordes de las heridas.
  • Gasas estériles de distintos tamaños en bolsas individuales cerradas y esterilizadas, que ayuden a limpiar y cubrir las heridas o detener pequeñas hemorragias.
  • Instrumental básico: Tijeras con punta roma y pinzas
  • Guantes desechables (látex o vinilo) para la limpieza secado y oclusión de heridas; de un solo uso, para evitar contaminar la herida que se está curando.

 

Existen materiales auxiliares que muchas organizaciones están incluyendo en este equipo de primeros auxilios: manta termoaislante o isotérmica, mascarilla de reanimación cardiopulmonar (ambú), bolsas de hielo sintético, agua o solución salina al 0,9% en contenedores desechables en los casos en que no existan fuentes lavaojos, toallitas limpiadoras sin alcohol en caso de no disponer agua y jabón, y bolsas de plástico para material de primeros auxilios usado o contaminado.  Este material no debería estar en el botiquín de primeros auxilios, sino en otro lugar y siempre al cuidado de quien sepa usarlo.

Ya conocemos su contenido. Ahora conviene saber “algunas cosillas” de gran utilidad para la atención de las primeras curas de urgencia y lesiones menores. Lo primero, lavarse las manos con agua y jabón. Y después y dependiendo de la cura debemos obrar de la siguiente manera:

  • Para heridas superficiales: limpiar la herida con agua, secar con una gasa de algodón completamente limpia. Aplicar antiséptico y cubrir la herida con un apósito o tirita.
  • Para heridas más profundas: Limpiar con agua o aplicar una gasa con agua oxigenada y cubrir la herida con un apósito.
  • Para heridas sangrantes o con cuerpos extraños: No forzar la extracción de los cuerpos extraños. Taponar y efectuar compresión directa en caso de hemorragia.
  • Para quemaduras: Enfriar la zona con agua fría.
  • Para cuerpos extraños en ojos: Limpieza abundante con agua limpia y cubrir con un apósito.

El botiquín es un instrumento de primera necesidad y gracias a él, evitaremos consecuencias que pudieran ser graves por falta del cuidado primario y oportuno.