CLAUSURA DEL IV CONGRESO NACIONAL DE PREVENCIÓN ORGANIZADO POR LA UNIVERSIDAD DE ZARAGOZA

CLAUSURA DEL IV CONGRESO NACIONAL DE PREVENCIÓN ORGANIZADO POR LA UNIVERSIDAD DE ZARAGOZA

Concienciar hoy, mañana y al día siguiente de que el riesgo laboral forma parte del trabajo y que nadie está exento. Esa es la labor que no deben descuidar las empresas, según Antonio Cobo, director general de General Motors España, quien clausuró ayer el IV Congreso Nacional de Prevención organizado por la Universidad de Zaragoza.

Consciente de la reducción drástica de los siniestros registrada en esta multinacional desde que uno de sus presidentes, John Smith, en los años 80, decidiera que la salud laboral era la prioridad, toca ahora, dijo, pasar de las acciones más duras en prevención, las que van directamente a la cabeza del trabajador, a las soft , que van a su corazón, refiriéndose a la concienciación. Para ello en la planta aragonesa de GM han puesto en marcha la sala de concienciación.

Es negra y blanca; negra porque apelamos al corazón enseñándole al empleado las consecuencias que puede tener no evaluar los riesgos o no prevenirlos. Le mostramos situaciones reales que te ponen la piel de gallina. Y una vez que lo han visto, los pasamos de esa sala negra, sin luz ni sonido, a una blanca donde se les explica que esos accidentes ocurren por que nos olvidamos de cosas.

Además de esta sala de concienciación, un sistema de televisión interna en Figueruelas permite a todos los operarios ver vídeos de uno o dos minutos donde diferentes trabajadores cuentan la suerte que han tenido al librarse de un accidente laboral. Lo que mas me gusta de esta iniciativa es que cuando una persona ha vivido una situación de riesgo va y lo cuenta y lo grabamos con un teléfono móvil. Lo explica en primera persona, se confiesa delante de toda la planta y vemos la suerte que ha tenido porque ese día volverá a ver a su familia, manifestó el conferenciante.

Para el máximo directivo de GM España, estos vídeos son una buena herramienta porque no es lo típico del jefe sermoneando a la gente con que la seguridad es lo primero sino que un compañero suyo les cuenta la suerte que ha tenido de salvar la vida y lo que va a hacer para que esa situación no se repita. Pero junto a estos vídeos, GM ha sido pionera en Figueruelas en poner en marcha este año el «ángel azul’», una luz de tipo láser que ilumina por delante y por detrás la carretilla de forma que todo el mundo la ve y evita así accidentes.

En un entorno industrial tan grande, el movimiento de carretillas llevando material, cuando se hacen 1.800 coches al día, es grande y también la situación de riesgo, apuntó Cobo. De ahí que el ángel azul, añadió, se haya instalado ya en todas las carretillas que circulan por la planta.

Asimismo, GM celebra cada año la semana de la seguridad. La última fue este octubre. Se hace un bombardeo informativo en prevención y, además se realizan pruebas de seguridad, primeros auxilios, evaluaciones, entrenamiento. Pretendemos que se diviertan y aprendan”, apuntó Cobo.

De cualquier forma, dijo, por mucho que hagas, siempre se puede hacer más y eso que en Opel tienen prácticas y programas de vigilancia de la salud en la que participan voluntariamente más del 90% de los trabajadores de la plantilla. De hecho, GM España lleva cinco años haciendo de laboratorio de evaluación de los riesgos cardiovasculares’ en colaboración con el Servicio aragonés de Salud.

No obstante, reflexionó, estamos en un momento de cambio y nadie sabe, más allá del estrés mental que padecemos, los nuevos riesgos que nos deparará este mundo global y comunicado”. Aún así, dijo, el desafío es lograr que el trabajador regrese a casa cada día como vino a trabajar.

 

Fuente: El Heraldo. 14.11.2015