Tetraedro del fuego

Para que un incendio se inicie tienen que coexistir tres factores: combustible, comburente y energía de activación que conforman el conocido “triángulo del fuego”; y para que el incendio progrese, la energía desprendida en el proceso tiene que ser suficiente para que se produzca la reacción en cadena. Estos cuatro factores forman lo que se denomina el “tetraedro del fuego”.


Volver