Dinamarca

Trámites

Como ciudadanos de la Unión Europea, los españoles pueden entrar y permanecer en Dinamarca con su pasaporte en vigor o con su Documento Nacional de Identidad (D.N.I.).

Dinamarca se encuentra dentro del denominado Espacio Schengen, por lo que se ha suprimido la obligación de presentar dicha documentación en la frontera.

Para trabajar, no es necesario ningún tipo de permiso ni autorización administrativa previa, siendo únicamente necesario, aportar el DNI o pasaporte válido para acreditar la condición de ciudadano de un Estado Miembro de la EU.

Es necesario que los pasajeros cuenten con un pasaporte en vigor en caso de que deseen proseguir su viaje a un país no comunitario. Dicho pasaporte no podrá ser expedido por la Embajada de España en Copenhague.

Para recibir tratamiento médico en el Servicio Nacional de Salud danés, los ciudadanos comunitarios que no residan permanentemente en Dinamarca deben presentar siempre la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE). En caso de no contar con dicha tarjeta, sólo podrá accederse a los servicios de urgencias de los hospitales, y si el centro médico considerase que la emergencia es resultado de una enfermedad previa, la persona que se encuentra como turista en el país puede verse obligada a pagar por los servicios recibidos.

Aspectos culturales y de educación

El trato social en Dinamarca suele ser muy informal y relajado. Es normal tutear a los interlocutores, excepto cuando uno se dirige a ancianos, en cuyo caso se emplea el “usted”.

La confianza y la sinceridad tienen mucha importancia para los daneses, que expresan sus opiniones directamente y sin rodeos, y que difícilmente se ofenden. Las discusiones abiertas y sin tabúes constituyen un elemento esencial en la educación de los daneses, tanto en casa como en las escuelas.

Así mismo el escepticismo es considerado un valor positivo. Es común conversar sobre cualquier tema imaginable, y no ocultan sus opiniones críticas. En debates y discusiones en Dinamarca la corrección política es poco evidente y poco respetada, incluso cuando se compara con países vecinos que tienen otra cultura de debate con una forma más rígida y políticamente correcta de expresarse.

La excesiva cortesía no es un valor demasiado danés. El humor danés es irónico, sarcástico e informal y se utiliza con frecuencia en cualquier tipo de conversación como una forma de mostrar confianza. No es una puerta abierta para ofender o faltar el respeto. Sin embargo, para algunas culturas puede ser difícil interpretar el humor y sarcasmo danés.

En general, es gente muy educada y amable consciente de su conducta social. Se le da mucha importancia a la puntualidad. Es esencial para los daneses el cumplimiento de los acuerdos, incluso cuando éstos puedan parecer menos importantes.

La igualdad es considerada importante en Dinamarca, por lo que es importante mostrar modestia y ser humilde ante los demás.

La privacidad es un valor altamente respetado en el país. Es considerado muy personal cuánto gana un danés, raramente comparte esa información con otras personas. Tampoco es habitual preguntar sobre intimidades o el estado de salud a menos que exista una gran confianza. Otra cualidad característica de los daneses es la hospitalidad.

El hogar y la familia tienen una tremenda importancia para los daneses. La mayoría de las horas libres se pasa en casa con la familia y con amigos. La cena es la comida principal del día y se consume en casa con la familia. Se invierte mucho en casas espaciosas y de calidad con jardines grandes y bonitos. Es considerado de buena educación quitarse los zapatos antes de entrar a una casa.

El concepto danés “Hygge” es importante para la cultura danesa y describe algo esencialmente danés. La palabra no tiene traducción directa pero es algo entre intimidad, acogedor y convivencia y refleja el espíritu de comunidad y seguridad que se disfruta cuando los daneses pasan tiempo con sus seres queridos. Es el sentimiento de bienestar que se obtiene cuando se convierte algo cotidiano en extraordinario. Los daneses buscan siempre la calidez en sus hogares, describen la palabra “hygge” como “la sensación de bienestar más intensa, el sentirse en paz con su entorno más cercano y sentir el calor y el placer de disfrutar de un lugar con encanto”.

La homosexualidad es un hecho aceptado y normalizado. Los daneses están educados para respetar las distintas orientaciones sexuales por lo que cualquier signo de discriminación no está bien visto. Dinamarca posee una legislación a favor de la no discriminación de las personas homosexuales. Además, ha sido pionera y referente en la aplicación de estas políticas antidiscriminatorias dando por finiquitado la discriminación de este colectivo. Todos los partidos daneses defienden la igualdad de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales.

Aunque la sociedad danesa es muy liberal y tolerante, se sancionan severamente por los jueces los daños que se causen en bienes públicos (parques, trenes, autobuses, edificios, mobiliario urbano, etc.) este sentido, los graffiti se consideran un grave delito contra la propiedad pública y están penados con la cárcel.

En caso de detención o arresto, las personas extranjeras tienen derecho a que se comunique su situación a sus respectivas Embajadas.

El tráfico de drogas está gravemente penado en Dinamarca con hasta 10 años de prisión.

Asimismo, está penalizado el consumo de drogas con penas de prisión y fuertes multas. La legislación se aplica también en el conocido barrio de Kristiania (Copenhague), en donde son frecuentes las redadas y las detenciones por parte de la Policía.

La mayoría de los daneses tiene en gran estima a la Iglesia y considera la Iglesia del Pueblo Danés como importante parte de su patrimonio cultural, ya que asocian la iglesia con la cultura, las tradiciones y las costumbres danesas. De hecho, muchos de los daneses no creyentes afirman que es importante la presencia de la Iglesia ya que sus valores son muy importantes para la sociedad, la cultura y para cada persona

A lo largo del año, los daneses –o al menos la mayoría de ellos– celebran una larga serie de festividades; se trata tanto de fiestas cristianas como de días que tienen otras raíces, por ejemplo, en la cultura popular. Muchos de estos días están ligados a tradiciones relacionadas con la comida, los adornos y la celebración con la familia y los amigos. Entre estas festividades, destacan:

• 6 de enero – Día de Reyes;

• 14 de febrero – Día de San Valentín;

• Febrero/marzo – Carnaval;

• Marzo/abril – Semana Santa;

• 1 de abril – «Inocentadas» de abril;

• 30 de abril – La Noche de Walpurgis;

• Abril/mayo – Gran Día de Oraciones;

• 2º domingo de mayo – El Día de la Madre;

• 1º de mayo;

• 5 de mayo – la Liberación de Dinamarca;

• Mayo/junio – Pentecostés;

• 5 de junio – Día de la Constitución;

• 15 de junio – Día de Valdemar;

• 23 de junio – La Noche de San Juan;

• Noviembre – Día de Todos los Santos;

• 10 de noviembre – Vigilia de San Martín;

• El mes de Navidad;

• Año Nuevo.

Seguridad vial

Para conducir en Dinamarca, se puede utilizar el permiso de conducción válido en cualquier país de la EU.

Los daneses son sumamente respetuosos de las leyes de tránsito, las multas son caras y se aplican tanto a los automóviles como a las bicicletas.

Además del ciclismo deportivo, un 55 % de la población de Copenhague va en bicicleta todos los días. Las calles de las principales ciudades de Dinamarca cuentan con carril-bici y en algunas hay semáforos especiales para las bicicletas. En el centro de Copenhague hay un servicio gratuito de préstamo de bicicletas. En bicicleta es necesario señalar con las manos las maniobras a realizar para mayor precaución.

Riesgos meteorológicos y de condiciones naturales del país (terremotos, lluvias torrenciales…)

El clima de Dinamarca es suave y agradable durante todo el año, con fuertes vientos durante el otoño e invierno.

Dinamarca tiene marcadas las cuatro estaciones del año, así como el resto de Europa. Los veranos son calurosos y frescos y los inviernos fríos y ventosos, la temperatura puede llegar hasta -8 °C, no es frecuente la presencia de nieve, pero los inviernos de 2009 y 2010 han sido extremos, con abundante presencia de nieve.

Hay suficientes precipitaciones durante todo el año. El clima de Jutlandia (península continental que incluye la Dinamarca continental) está marcado por la situación norteña y la corriente del golfo. A menudo soplan vientos del oeste de moderados a fuertes en las costas Jutlandesas.

La altitud media de Dinamarca es de tan sólo 31 m por encima del nivel del mar, lo cual causa que uno de los principales riesgos naturales a los que está expuesto el territorio danés sea el de inundación. Especialmente en algunas áreas de Jutlandia o a lo largo de la costa sur de la isla de Lolland, este riesgo es particularmente grave, y frente al mal existen sistemas de diques para proteger la línea costera.

Condiciones sanitarias

Las condiciones sanitarias son buenas. La atención médica en Dinamarca es de calidad y comparable a la atención médica de cualquier otro país de la Unión Europea. Los hospitales están bien equipados, y los médicos y dentistas hablan inglés; en ocasiones, y dependiendo de las circunstancias, algunos hospitales incluso proporcionan un traductor al español si se considera necesario.

La mayoría de los medicamentos está disponible en el mercado local, pero para la adquisición de la mayoría de medicamentos se requiere imprescindiblemente una receta de un médico danés. Los precios son generalmente más elevados que en España. Las personas que viajen a Dinamarca y que requieran de una medicación específica deben traer consigo las dosis necesarias en su envase original y con una copia de la receta médica española. No se pueden enviar medicinas por correo siendo confiscadas en dicho caso por las autoridades danesas.

Las personas que viajen a Dinamarca con animales de compañía, deben comprobar previamente que los animales de compañía se cumplen con todos los requisitos establecidos por las autoridades sanitarias danesas.

Seguridad ciudadana

Dinamarca es en general un país tranquilo y seguro, si bien en la capital, principales ciudades y lugares turísticos, se dan casos de robos y hurtos llevados a cabo por carteristas profesionales. Las precauciones a adoptar son especialmente importantes en estaciones de tren y autobús y en medios de transporte colectivo (metro, tren y autobús). En este sentido, se recomienda extremar las precauciones en lugares concurridos y no llevar consigo más que la fotocopia del DNI o del Pasaporte.

Al igual que otros países europeos occidentales, Dinamarca no está libre de amenazas terroristas, que pueden ser indiscriminadas.

En caso de robo, debe efectuarse inmediatamente la oportuna denuncia ante la Policía danesa. Si la documentación (DNI o Pasaporte) hubiera sido sustraída, debe consultarse con la compañía aérea de regreso a España si se puede viajar con una copia de la denuncia de hurto o robo hecha ante la policía. En caso contrario, debe solicitarse necesariamente un salvoconducto en la Embajada de España en Copenhague (Sección Consular), Kristianiagade 21, DK-2100 Copenhague Ø, Tel.: (+45 35 42 47 00), aportando copia de la denuncia ante la policía danesa y del su billete de avión, así como dos fotografías tamaño carné y, si fuera posible, una fotocopia del su DNI o pasaporte.

Debe tenerse en cuenta que el salvoconducto sólo es válido para regresar a España, no para viajar a un tercer país (aunque éste sea miembro de la Unión Europea). De ahí la importancia de revisar la documentación cuando se tenga previsto viajar a otros países (caso de cruceros o de viajes organizados). La Embajada de España en Copenhague no puede expedir pasaportes a ciudadanos en tránsito más que en circunstancias absolutamente excepcionales que se valoran en cada caso.

Zonas de riesgo (deben ser evitadas): Ninguna, aunque es conveniente extremar las precauciones en lugares concurridos y turísticos.

Zonas de riesgo medio: El ambiente de tranquilidad de algunos barrios de Copenhague ha empeorado en los últimos años desde los violentos enfrentamientos entre bandas rivales en 2009 y ajustes de cuenta entre ellas con resultado de muertos. Es recomendable evitar transitar, especialmente de noche, por los barrios de Norrebro y Nordvest.

En época de vacaciones, especialmente en fechas cercanas a días festivos, navidades, Semana Santa o verano, el tiempo de espera en el control de seguridad de los aeropuertos puede ser más largo de lo habitual, por lo que se recomienda acudir a los mismos con suficiente antelación y, al menos, dos horas antes de la salida prevista de los vuelos.

En época de invierno, se recomienda verificar la predicción meteorológica antes de iniciar desplazamientos por carretera o mar debido a las posibles alertas de fuertes tormentas que pueden afectar al buen funcionamiento de los medios de transporte, especialmente en lo relativo servicio de transbordadores entre islas, así como el puente del Gran Belt (Storebæltsforbindelsen), que conecta las islas danesas de Selandia y Fionia, y el puente de Oresund (Øresundsbroen) que une Dinamarca y Suecia.

Se pueden exportar billetes y monedas danesas en curso legal hasta una cuantía de 75.00 DKK (10.080 €) sin previo aviso al Banco Nacional. A partir de esta cifra hay que informar al Banco Nacional a efectos estadísticos. Por lo que se refiere a transferencias bancarias, esta cifra se eleva a 100.000 DKK (13.440€).

Los extranjeros no residentes en Dinamarca pueden al salir del país llevar consigo una cantidad de hasta 75.000 DKK (10.080 €) por persona o una cantidad superior a ésta si prueba haberla importado en coronas danesas o divisas a su entrada en Dinamarca (Decreto del Ministerio de Industria danés, núm. 194, de 20 de mayo de 1985, sobre divisas).

Direcciones y teléfonos de interés:

  • Prefijo País: 45;
  • 112 en caso de emergencia (ambulancia, incendio, policía);
  • Servicio de urgencias. Hospitales públicos:

Durante la semana, proporcionan asistencia médica disponible de 16.00 horas a 8 horas. Los fines de semana, 24 horas al día:

  • En la región de la capital Copenhague (“Region Hovedstaden”), Teléfono (+45) 3869 3869;
  • Para otras regiones de Dinamarca: http://www.laegevagten.dk/kontakt-laegevagten.

Médicos privados en Copenhague, que proporcionan asistencia privada las 24 horas del día en su hogar, su lugar de trabajo o el hotel: Teléfono (+45) 38.11.40.00.

La Región de Hovedstaden ha creado un nuevo sistema de asistencia telefónica 24 horas al día, que ofrece información sobre el tiempo de espera en los centros de emergencias, asesoramiento sobre la gravedad de la situación, etc. Para llamar, desde un teléfono danés, marcar el número 1813.

  • Página Web oficial con información en español sobre estancia, residencia y trabajo en Dinamarca: http://www.visitdenmark.dk;
  • Página Web oficial de Atención al Ciudadano: www.borger.dk;
  • Página Web de la Comuna de Copenhague: http://www.kk.dk;
  • Página Web del Ministerio de Asuntos Exteriores de Dinamarca: www.um.dk;
  • Portal de la Unión Europea en la que se incluye información sobre los requisitos y condiciones para residir, trabajar y estudiar: www.workindenmark.dk. Información en inglés sobre residencia, trabajo, transportes, vivienda, impuestos, estudios, becas, etc.;
  • Portal Europeo de la movilidad profesional con información en inglés sobre requisitos y condiciones para trabajar en Dinamarca. www.eures.europa.eu;

EMBAJADA EN COPENHAGUE

  • Cancillería:

Kristianiagade, 21. – 2100 Copenhague Ø.

Tlf: (+45) 35 42 47 00. Fax/es: (+45) 35 42 47 26. E-mail: emb.copenhague@maec.es;

  • Sección Consular:

Kristianiagade, 21. – 2100 Copenhague.

Tlf: (+45) 35 42 22 66. Fax/es: (+45) 35 42 47 26. E-mail: emb.copenhague.info@maec.es;

  • Sección Cultural:

Kristianiagade, 21.- 2100 Copenhague.

Tlf: (+45) 35 42 22 66. Fax/es: (+45) 35 42 47 26. E-mail: emb.copenhague.ofc@maec.es;

  • Consejería de Empleo y Seguridad Social:

Købmagergade, 43.-1150 Copenhague K.

Tlf: (+45) 33 93 12 90. Fax/es: (+45) 33 93 21 55. E-mail: ct.dinamarca@meyss.es. Página Web: http://www.empleo.gob.es/es/mundo/consejerias/dinamarca/index.htm;

  • Oficina Económica y Comercial:

Vesterbrogade, 10.- 1620 Copenhague V.

Tlf: (+45) 33 31 22 10. Fax/es: (+45) 33 21 33 90. E-mail: copenhague@comercio.mineco.es. Página Web: http://www.oficinascomerciales.es/;

  • Oficina Española de Turismo:

Ny Østergade, 34, 1º-1101 Copenhague K.

Tlf: (+45) 33 18 66 30. Fax/es: (+45) 33 15 83 65. E-mail: copenhague@tourspain.es

 

Asistencia sanitaria en el viaje y destino

Para recibir tratamiento médico en el Servicio Nacional de Salud danés, los ciudadanos comunitarios que no residan permanentemente en Dinamarca deben presentar siempre la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE), conocida en Dinamarca como “tarjeta azul” (blå kort). En caso de no contar con dicha tarjeta, sólo podrá accederse a los servicios de urgencias de los hospitales, y si el centro médico considerase que la emergencia es resultado de una enfermedad previa, la persona que se encuentra como turista en el país puede verse obligada a pagar por los servicios recibidos.

La Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) es el documento personal e intransferible que acredita el derecho a recibir las prestaciones sanitarias que resulten necesarias, desde un punto de vista médico, durante la estancia temporal por motivos de trabajo, estudios, turismo, en el territorio de la Unión Europea, del Espacio Económico Europeo y en Suiza, teniendo en cuenta la naturaleza de las prestaciones y la duración de la estancia, de acuerdo con la legislación del país de estancia, Dinamarca en este caso.

La Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) no es válida cuando el desplazamiento tenga la finalidad de recibir tratamiento médico.

Las condiciones sanitarias son buenas. La atención médica en Dinamarca es de calidad y comparable a la atención médica de cualquier otro país de la Unión Europea. Los hospitales están bien equipados, y los médicos y dentistas hablan inglés; en ocasiones, y dependiendo de las circunstancias, algunos hospitales incluso proporcionan un traductor al español si se considera necesario.

Servicio de urgencias en hospitales públicos:

Durante la semana, proporcionan asistencia médica de urgencias de 16.00 horas a 08:00 horas. Los fines de semana la asistencia es 24 horas al día. Desde el 1 de enero de 2014 se ha puesto en funcionamiento el número de teléfono 1813, que debe ser utilizado antes de dirigirse a un centro médico de urgencias.

Conviene tener en cuenta también que en Dinamarca, al igual que en España, sólo hay determinadas farmacias abiertas las 24 horas del día.

Para mayor información sobre los servicios médicos en Dinamarca y la Seguridad Social danesa se puede consultar el portal oficial:

The Danish eHealth Portal – Página web

Dampfærgevej 22, DK-2100 Copenhagen. Tel.: +35 29 81 00

Vacunaciones

No se requiere de ninguna vacunación obligatoria para acceder al país por parte de los trabajadores/as desplazados a Dinamarca.

Aun así, sí que existen algunas vacunaciones que, desde el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC), resultan recomendables previamente al inicio del desplazamiento y que se exponen aquí:

• Hepatitis B. En función de las actividades de riesgo previstas de deberá valorar la recomendación de esta vacuna, si no ha pasado la enfermedad ni se han vacunado con anterioridad;

• Tétanos-difteria. Todas las personas deben tener actualizada la inmunización frente a tétanos difteria. Esta vacuna se recomienda a todos los viajeros con independencia del viaje, por ser una enfermedad de distribución mundial. La vacuna se administra en cualquier servicio o centro sanitario;

• Rabia. Se recomienda esta vacuna si puede estar expuesto al riesgo por tener contactos con animales tanto salvajes como domésticos.

La interposición de estas vacunaciones se realiza en cualquiera de los Centros de Vacunación Internacional, debiendo primero solicitar cita previa.

Riesgos psicosociales

En Dinamarca, la Ley de Medio Ambiente en el Trabajo (2010) no contiene disposiciones directamente referidas a los riesgos psicosociales en el trabajo. Sin embargo, la Orden Ejecutiva nº96 del 13 de febrero de 2001, sobre condiciones de seguridad en lugares de trabajo permanentes, establece que el trabajo no debe generar riesgos a la salud física o mental del trabajador.

Esta Orden establece que el centro de trabajo debe ser diseñado e implantado de modo que garantice un trabajo en condiciones de seguridad y salud a partir de una evaluación general e individual de las actividades tanto a corto como a largo plazo.

En 2001, el gobierno danés acordó que sería la Autoridad Danesa de Medio Ambiente en el Trabajo el organismo competente en los casos de problemas graves detectados en los centros de trabajo relacionados con factores psicosociales.

Las inspecciones de trabajo realizadas por la Autoridad de Medio Ambiente en el Trabajo a las empresas incluyen una revisión de los factores psicosociales. Además, la propia Autoridad Danesa tiene publicadas varias guías sobre esta disciplina como soporte tantos para las organizaciones como para los inspectores en sus acciones en las empresas.

Para una correcta ejecución de su labor en este campo, la DWEA trata de establecer una clara distinción entre los factores que no pueden influir legítimamente (tales como la naturaleza de la propia actividad o las condiciones de empleo a nivel general) y aquellos que cuya influencia es justificada.

Así, la Autoridad Danesa tiene identificados cinco factores principales de riesgo psicosocial:

• Exigencias cuantitativas del trabajo;

• Exigencias emocionales de la actividad;

• Violencia laboral;

• Acoso de diferente origen (sexual, de género, bullying,…);

• Turnos de trabajo diurnos y nocturnos.

Desde el año 2001 existe en Dinamarca una normativa específica para algunos de estos factores, especialmente el bullying y la violencia en el centro de trabajo. Se trata de la mencionada Orden Ejecutiva sobre centros de trabajo permanentes.

Además de esta normativa, la Orden Ejecutiva nº 559 de 2004 sobre el desempeño del trabajo, dispone que, en el caso de actividades que conlleven un efecto física o mentalmente dañino tanto a corto como a largo plazo, la Autoridad Danesa de Medio Ambiente en el Trabajo puede solicitar medidas especiales de SST a las empresas. Tales medidas pueden ser medidas de mejora del bienestar de los trabajadores u otras que pudieran ser necesarias para la prevención de enfermedades, agotamiento, accidentes, etcétera.

Riesgos ergonómicos

Al igual que ocurre con los riesgos psicosociales en el trabajo, la normativa danesa no tiene una disposición directamente referida a los aspectos ergonómicos de forma exclusiva, por lo que su desarrollo en la empresa está justificado por la aplicación de los principios generales de prevención y protección establecidos en la propia Ley de Medio Ambiente en el Trabajo de 2010.

En general, todos los aspectos relacionados con el trabajo deben ser desarrollados para asegurar la salud y seguridad laboral, considerados individualizadamente a partir de la evaluación general de las condiciones físicas, ergonómicas y psicológicas del medio ambiente de trabajo que pudieran afectar a la salud física o mental de los trabajadores.

Sin embargo, determinada normativa sí que contiene determinados requisitos ergonómicos tanto para los centros de trabajo en general como a determinados equipos de trabajo y de protección a utilizar por los trabajadores. Son:

• Orden Ejecutiva nº96 del 13 de febrero de 2001, sobre condiciones de seguridad en lugares de trabajo permanentes;

• Orden nº 612 del 25 de junio de 2008, relativa al diseño de los equipos de trabajo;

• Orden Ejecutiva nº 1706 de 15 de diciembre de 2010 sobre el uso de equipos de protección individual.

En este sentido, en cumplimiento con los requisitos existentes en relación con el uso de equipos de trabajo, se tendrán en cuenta los principios ergonómicos en los puestos de trabajo y la posición de los trabajadores mientras trabajan.

Con respecto a los equipos de protección individual, éstos se deben seleccionar teniendo en cuenta las condiciones ergonómicas y de salud de los empleados.

Radiaciones ionizantes/no ionizantes

La protección frente a radiaciones es uno de los principios generales de seguridad y salud establecidos expresamente en la Orden Ejecutiva nº 96 de 2001 sobre condiciones en los centros de trabajo permanentes.

Además, existe normativa específica para determinados tipos de radiación, entre la que destaca:

• La Orden Ejecutiva 562 de 2010 sobre protección frente a la exposición a radiación óptica artificial en los centros de trabajo;

• La Notificación nº 823 de 1997 que contiene exposiciones límite y dosis de radiaciones ionizantes.

Aparte de esta normativa del país, Dinamarca tiene ratificada, desde 1974, la Convención 115 de la Organización Internacional del Trabajo, sobre protección frente a radiaciones.

La Convención 115 de la OIT sobre Protección frente a Radiaciones se aplica a todas las actividades que entrañen la exposición de trabajadores a radiaciones ionizantes en el curso de su trabajo y según la cual, en las empresas:

• No deberá ocuparse a ningún trabajador menor de 16 años en trabajos que impliquen la utilización de radiaciones ionizantes;

• Se deberá utilizar una señalización de peligro apropiada para indicar la existencia de riesgos debidos a radiaciones ionizantes. Se deberá proporcionar a los trabajadores toda la información necesaria a este respecto;

• Se deberá instruir debidamente a todos los trabajadores directamente ocupados en trabajos bajo radiaciones, antes y durante su ocupación en tales trabajos, de las precauciones que deben tomar para su seguridad y para la protección de su salud, así como de las razones que las motivan;

• Deberá efectuarse un control apropiado de los trabajadores y de los lugares de trabajo para medir la exposición de los trabajadores a radiaciones ionizantes y a substancias radiactivas, con objeto de comprobar que se respetan los niveles fijados;

• Todos los trabajadores directamente ocupados en trabajos bajo radiaciones deberán someterse a examen médico apropiado, antes o poco después de la ocupación en tales trabajos, y someterse ulteriormente a exámenes médicos periódicos;

• No se deberá ocupar ni mantener a ningún trabajador en un trabajo que lo exponga a radiaciones ionizantes, en oposición a un dictamen médico autorizado;

• El empresario deberá avisar a la autoridad competente de acuerdo con las instrucciones dadas por ésta.

Amianto, PVC, Sílice

En Dinamarca, la utilización o re-utilización de materiales que contengan amianto está prohibida.

En el ámbito de la seguridad y salud en el trabajo, los trabajos en presencia de materiales que contienen amianto están regulados en la Orden Ejecutiva nº 1502 de 2004, cuya última modificación es del año 2011.

Sin embargo, existen todavía productos y materiales con amianto que pueden encontrarse en algunos lugares de trabajo, principalmente en construcciones, entre los que se encuentran:

• Elementos para la formación de cubiertas de edificios;

• Conducciones de ventilación;

• Aislamiento de paredes y techos interiores;

• Láminas de aislamiento térmico de equipos;

• Etcétera.

Los trabajadores implicados en actividades de demolición, manipulación de elementos que contengan amianto deben recibir una formación e instrucciones específicas para el desempeño del trabajo. Este adiestramiento incluirá:

• Desmontaje de elementos;

• El empaquetado y almacenamiento de material;

• Limpieza en caso de daños causados por fuego o aguas torrenciales sobre el material;

• Limpieza de las zonas de trabajo tras la realización de trabajos de retirada de material;

• Protección de los edificios o zonas afectadas por los trabajos;

• Eliminación de pequeñas piezas contaminadas;

• Equipos de protección individual a utilizar.

Con respecto al amianto la administración competente es la Autoridad Danesa de Medio Ambiente en el Trabajo, que puede realizar visitas a los centros de trabajo afectados por este agente. Estas visitas de la Autoridad DWEA pueden conllevar diferentes acciones:

• Dar asesoramiento y guías al empresario sobre el desempeño del trabajo de acuerdo con la normativa danesa;

• Notas de Mejora, en las que se requiere a la corrección de deficiencias detectadas, con un plazo establecido;

• Notas de Prohibición, ordenando la detención de las actividades en caso de que se detecte un riesgo grave e inminente para la seguridad y salud de los trabajadores u otras personas;

• Notificación a la Policía por medio de un informe que puede contener una denuncia por imprudencia grave en el desempeño del trabajo.

Agentes biológicos

 

Las obligaciones generales en cuanto a la protección de la seguridad y salud de los trabajadores expuestos a agentes biológicos vienen contempladas en la Orden Ejecutiva nº 57 de 27 de enero de 2011.

Además de estas condiciones generales, esta orden incluye:

  • Requisitos específicos a observar en relación con el trabajo en presencia de agentes biológicos (laboratorios, instalaciones industriales, centros veterinarios, …);
  • Notificación de actividades y eventos puntuales relacionados con la presencia de agentes biológicos en el centro de trabajo;
  • Infracciones y sanciones;
  • Principios para la evaluación de riesgos que implican a agentes biológicos;
  • Lista con ejemplos de actividades que pueden implicar la presencia de agentes biológicos;
  • Señalización de riesgos biológicos;
  • Guías para el aislamiento en diferentes centros de trabajo (laboratorio, industrias, …);
  • Clasificación de los agentes biológicos.

En general, en los centros de trabajo en los que exista riesgo de exposición a agentes biológicos, se tendrán en cuenta las siguientes condiciones:

  • La evaluación de riesgos incluirá una caracterización y evaluación de la naturaleza, nivel y duración de la exposición a agentes biológicos dentro de los márgenes de seguridad;
  • Esta evaluación debe ser actualizada siempre que existan cambios en el trabajo, métodos de trabajo y procesos, etcétera, que sean relevantes para el riesgo a proteger. Además, a intervalos máximos de tres años;
  • Con respecto a los agentes biológicos, se debe aplicar el principio de sustitución por sustancias o materiales que eliminen o minimicen el riesgo, siempre que sea posible;
  • Cuando no sea posible la prevención en origen, se deberán implantar medidas de protección adecuadas, como por ejemplo:
  • Identificación y señalización de áreas con riesgo de exposición;
  • Sistemas de detección y confinamiento de agentes;
  • Suministro, almacenamiento y eliminación de residuos biológicos de forma segura y en contenedores exhaustivamente marcados;
  • Gestión adecuada de los residuos biológicos, incluyendo la descontaminación;
  • Prohibición de comer o beber en zonas con riesgo de exposición a agentes biológicos;
  • Programas de vigilancia de la salud y vacunación de empleados;
  • Utilización de equipos de protección individual adecuados a los agentes presentes.

En todo caso, el empresario debe implantar las acciones de formación, información y entrega de instrucciones de trabajo específicas para el trabajo en presencia de agentes biológicos, así como procedimientos de emergencia y medios de primeros auxilios acordes a los agentes.

En determinados casos, la empresa está además obligada a realizar notificaciones correspondientes a las administraciones competentes, que también están establecidas en la Orden Ejecutiva 57 de 2011.

Toda esta y otra documentación generada por la empresa en la gestión del riesgo de exposición a agentes biológicos deberá conservarse por al menos 10 años y, en el caso de haberse producido algún caso de exposición, infección, evento, … con efectos sobre algún empleado, la documentación deberá conservarse durante al menos 40 años.

 

Agentes físicos (ruido, vibraciones, temperatura…)

Las condiciones que deben reunir los lugares o locales de trabajo de una empresa respecto a los agentes físicos están establecidas de una forma básica y general en la Orden Ejecutiva nº 96 de 2001 sobre condiciones de los centros de trabajo permanentes.

En esta Orden se establecen los requisitos relativos a:

  • Planificación, diseño y equipamiento del centro de trabajo;
  • Condiciones de las zonas de trabajo interiores;
  • Condiciones de temperatura, ventilación, iluminación, etc, del centro de trabajo;
  • Mantenimiento y limpieza de los lugares y locales;
  • Normas detalladas a cumplir en relación con el centro de trabajo, excepciones, reclamaciones, infracciones por incumplimiento,…

En general, los centros de trabajo deben cumplir con estas condiciones básicas respecto a los agentes físicos:

  • Serán diseñados, implantados y ubicados considerando las actividades de forma que se eviten o minimicen exposiciones innecesarias a sustancias y materiales, radiaciones, temperaturas extremas, malos olores, ruido, vibraciones, etcétera procedentes del propio centro de trabajo o sus alrededores;
  • Considerando la naturaleza del trabajo, las respectivas áreas serán adecuadamente aisladas frente a humedad, calor, frío ruido y vibraciones procedentes del exterior;
  • Los espacios interiores tendrán un nivel de iluminación adecuado, que será natural en la medida de lo posible;
  • Las ventanas en paredes y tejados se ubicarán, instalarán y ajustarán de forma que no causen deslumbramientos o exceso de calor o frío en el interior;
  • Desde los lugares de trabajo, se podrá observar los alrededores del centro de trabajo;
  • El diseño e instalación de los puestos de trabajo no sólo tendrá en cuenta el nivel de ruido, si no las condiciones acústicas en general;
  • Otro aspecto a tener en cuenta es que no se produzcan limitaciones a la visión en el centro de trabajo;
  • Con respecto a las temperaturas durante las horas de trabajo, éstas se adaptarán al organismo de los trabajadores considerando los métodos de trabajo aplicados y las limitaciones físicas de los empleados;
  • Entre las distintas áreas de trabajo, no existirán grandes diferencias térmicas.

Además de la Orden Ejecutiva 96 de 2001, existe normativa específica para determinados agentes físicos, como por ejemplo:

  • Orden Ejecutiva 682 de 30 de junio de 2005 sobre la protección contra la exposición a vibraciones en el trabajo;
  • Orden Ejecutiva 63 de 6 de febrero de 2006, sobre protección contra la exposición al ruido en el trabajo;
  • Orden Ejecutiva 562 de 2010, acerca de la protección frente a la exposición a radiaciones ópticas artificiales en los centros de trabajo.

 

Agentes químicos

Las sustancias y productos químicos son unos de los agentes que más regulaciones tienen en Dinamarca. Además de las cuestiones que pudieran aplicarse, de las ya señaladas en la sección (29) de esta guía dedicada a las atmósferas explosivas (ATEX), los requisitos a tener en cuenta en los centros de trabajo en los que intervengan agentes químicos vienen recogidos principalmente en estas normas:

• Orden Ejecutiva nº 292 de 26 de abril de 2001, sobre trabajo con sustancias y materiales (agentes químicos);

• Orden Ejecutiva nº 1134 de 01 de diciembre de 2011, establecimiento de la tercera modificación de los valores límites aplicables a materiales y sustancias;

• Orden Ejecutiva nº 908 de 27 de septiembre de 2005 sobre medidas para proteger a los trabajadores de os riesgos relacionados con la exposición a sustancias y materiales cancerígenos en el trabajo.

En general, cuando en el trabajo intervengan sustancias y materiales peligrosos, la evaluación de riesgos correspondiente deberá incluir aspectos como:

• Las propiedades peligrosas de las sustancias y materiales;

• El nivel, tipo y duración de exposición;

• Las circunstancias del trabajo que se refieran a las sustancias y materiales peligrosos, incluyendo su cantidad;

• El efecto de medidas preventivas tomadas o a tomar;

• En su caso, las conclusiones a establecerse a partir de los exámenes de la salud de acuerdo con los principios de la medicina de trabajo;

• Los límites de exposición fijados por el Servicio Danés de Medio Ambiente en el Trabajo;

• Información de seguridad y salud aportada por los suministradores.

En caso necesario para un correcto y completo desarrollo de las evaluaciones de riesgos, el empresario debe obtener información adicional de los suministradores o de otras fuentes.

La evaluación de riesgos debe contener también un listado de las sustancias y materiales peligrosos utilizados en el centro de trabajo, con referencia a las instrucciones aplicables de uso.

También se incluirán en las evaluaciones de riesgos los trabajos de reparación, mantenimiento, etcétera que pudieran hacer previsible una exposición significativa a sustancias y materiales o que pudieran afectar negativamente a la seguridad y salud por otras razones incluso aunque se hayan tomado ya medidas preventivas.

Cuando el trabajo implique el riesgo de exposición a varias sustancias o materiales peligrosos, se deberá realizar además una evaluación de riesgos general.

Los principios preventivos establecidos en la Orden Ejecutiva 292 con respecto a los agentes químicos son los siguientes:

• En función de los resultados de la evaluación de riesgos mencionada, la exposición a sustancias y materiales peligrosos debe ser eliminada o reducida todo lo posible en relación con el desempeño del trabajo, por medio:

• Por la eliminación, sustitución o reducción al mínimo de la cantidad de sustancias y materiales peligrosos en el trabajo;

• De planificación del centro de trabajo;

• A través del uso de equipos de trabajo;

• Por la reducción del número de empleados expuestos o en riesgo de exposición a sustancias o materiales peligrosos;

• Mediante procedimientos de trabajo adecuados, que incluyan la manipulación, almacenamiento y transporte seguros de sustancias y materiales en el centro de trabajo;

• Teniendo en cuenta el uso de equipos de protección individual.

Pantallas de visualización de datos

La Orden Ejecutiva 1108 de 15 de diciembre de 1992 es la principal norma que establece las condiciones de trabajo con pantallas de visualización de datos.

La evaluación de riesgos y un control de las condiciones de seguridad y salud en los trabajos con pantallas de visualización de datos, debe tener en cuenta aspectos como:

• La carga psicológica del trabajo;

• Los factores que afectan a las condiciones físicas de los trabajadores expuestos y ambiente de trabajo (espacio disponible para los puestos de trabajo, iluminación, brillos y reflejos, ruido temperatura, humedad,…);

• Cuestiones sobre la propia pantalla (tamaño, orientación, configuración del brillo, contraste; tamaño de caracteres…);

• Los efectos sobre la visión de los factores del puesto de trabajo, incluyendo las características de las propias pantallas;

• Dispositivos conectados (teclados, impresoras, ordenadores,…);

• El diseño del puesto de trabajo y sus componentes: silla, accesorios como porta-documentos, accesorios para apoyar los pies, etcétera;

• La interacción hombre-máquina (software).

Los trabajadores expuestos deben someterse a exámenes médicos que controlen específicamente la visión del trabajador.

Manipulación manual de cargas

La regulación específica para las operaciones de manipulación de cargas es la Orden Ejecutiva 1161 de 16 de diciembre de 1992.

Dinamarca es un país en el que los trastornos musculoesqueléticos han sido un aspecto muy importante desde hace tiempo. La reducción de enfermedades causadas por este tipo de factores ha sido una prioridad en las estrategias de seguridad y salud laboral en el país durante al menos dos décadas, con especial localización en el levantamiento de cargas más pesadas y la reducción de su manipulación manual mediante el uso de equipos mecánicos, de modo que se eliminen los riesgos en origen

El establecimiento de actividades que conlleven la manipulación manual de cargas deben ir precedidas de una evaluación de riesgos que tenga en cuenta las características de las cargas, la organización y entorno del trabajo y la aptitud física de los trabajadores, que deberá ir avalada por los correspondientes exámenes médicos.

La información que el empresario debe proporcionar a los trabajadores previamente al inicio de los trabajos debe ser lo más precisa posible y, en lo que respecta a la carga, incluirá:

• El peso de la carga;

• La posición del centro de gravedad, distribución del peso de la carga.

El empresario debe informar y consultar con los representantes de SST acerca del establecimiento de procesos que conlleven manipulación manual de cargas, de las evaluaciones de riesgos y de la formación y adiestramiento a proporcionar a los trabajadores.

Equipos de protección individual

La principal regulación danesa en referencia a la puesta a disposición de equipos de protección individual a los trabajadores por parte del empresario, la encontramos en la Orden Ejecutiva nº 1706 del 15 de diciembre de 2007.

Esta norma dispone una serie de obligaciones atribuibles a la figura del empresario que a continuación se detallan:

• Concebir el uso de los equipos de protección como medios a utilizar cuando el trabajo no puede ser planificado, organizado y realizado en condiciones de seguridad y salud sin su uso;

• Asegurar que los EPIS se utilizan desde el inicio hasta el fin de las tareas para las que son necesarios;

• Velar por que cada uno de los EPIS:

• Proporciona la protección prevista y no causa molestias al empleado;

• Se adapta a las características físicas del trabajador;

• Es adecuado para el uso que se le pretende dar;

• Se ha seleccionado teniendo en cuenta las condiciones ergonómicas y de salud de los empleados;

• Es limpiado, secado y desinfectado (si aplica) previamente a su uso;

• Es utilizado de acuerdo con sus instrucciones de uso;

• Velar por que cada uno de los trabajadores a los que se le proporciona un EPI es instruido sobre su uso e informado sobre los riesgos derivados de la falta de utilización del mismo;

• Señalizar, dentro de las dependencias del centro de trabajo, la obligación del uso de los EPIS en aquellas áreas donde sea necesario.

En todo caso, el empresario será quien acarree con los costes de adquisición, mantenimiento y limpieza de los equipos de protección individual, sobre los que ostenta la propiedad.

Máquinas específicas

La Orden nº 612 del 25 de junio de 2008, relativa al diseño de los equipos de trabajo, establece los requisitos de diseño, señalización, instrucciones de uso, pruebas y marcado de los equipos de trabajo, tanto en general como en el caso de máquinas específicas en función de la fuente de energía o la forma de operación de cada equipo. Por ejemplo:

• Los equipos de trabajo conducidos, operados o controlados de forma automática serán equipados, en la medida en que la seguridad lo exija, con elementos para ralentizar su funcionamiento, desconectando el control automático del equipo y pasando a control manual que puede incluir un sistema de parada de emergencia;

• Estos equipos contarán con instrucciones, diagramas, planes o material similar de forma que, en el caso de un fallo del sistema automático o situaciones similares, proporcionen una evaluación de las condiciones de seguridad asociadas y las medidas o acciones necesarias para prevenir riesgos para la seguridad y salud;

• El texto de este material y las instrucciones asociadas serán en idioma danés, a menos que otra norma o la Dirección General de la Autoridad Danesa de Medio Ambiente en el Trabajo establezca algo distinto;

• Este material se encontrará disponible en el equipo o en un lugar cercano apropiado para su consulta;

• Los equipos de trabajo cuya seguridad depende de las condiciones de operación contarán, en caso necesario, con dispositivos de control, seguimiento e inspección;

• Estos dispositivos de seguimiento y control tendrán un diseño y construcción apropiados, usando materiales adecuados de modo que su funcionamiento sea fiable en términos de seguridad y salud de las personas;

• Los dispositivos de seguimiento e inspección contarán con un diseño y colocación adecuados de modo que su configuración no se pierda de forma involuntaria. Las indicaciones serán fiables, claras y bien iluminadas. Será posible hacer lecturas y acceder a la configuración desde zonas de trabajo fácilmente accesibles y será posible realizar los ajustes o recambios;

• En el caso de que sea necesaria la presencia de personas o vehículos en la cercanía de una parte de un equipo con fines de operación, mantenimiento, inspección u otros, se implantarán rutas de acceso, plataformas, pasarelas en caso necesario. Estos elementos serán configurados y construidos, iluminados y en condiciones de seguridad y salud.

Equipos de trabajo

Las regulaciones de los requisitos que deberán cumplir los equipos de trabajo puestos a disposición de los trabajadores son principalmente dos:

• Orden nº 612 del 25 de junio de 2008, relativa al diseño de los equipos de trabajo;

• Orden ejecutiva nº 1109 del 15 de diciembre de 1992, por la que se regula el uso de los equipos de trabajo.

De acuerdo con esta normativa, se entiende por equipos de trabajo las máquinas, contenedores, aparatos, herramientas e instalaciones similares utilizadas:

• En el procesamiento de un producto;

• Para la producción de un determinado trabajo, incluyendo el transporte y el almacenamiento;

• En la ejecución de un proceso técnico.

También se entiende por equipo de trabajo las partes de equipos, estructuras prefabricadas y otros objetos procesados que, junto con otros objetos, forman parte de una unidad terminada.

Los equipos de trabajo deben cumplir con los siguientes requisitos de carácter general:

• Se deben utilizar de forma segura y sin riesgo para la salud;

• Los equipos de trabajo serán adecuados o adaptados para la utilización de los trabajadores, incluyendo los empleados especialmente sensibles o con algún impedimento;

• Serán seleccionados teniendo en cuenta las condiciones en las que serán utilizados y los riesgos generados por el uso del propio equipo;

• En cumplimiento con los requisitos existentes, en relación con el uso de equipos de trabajo, se tendrán en cuenta los principios ergonómicos en los puestos de trabajo y la posición de los trabajadores mientras trabajan;

• En caso de que el uso de un equipo de trabajo genere algún riesgo para la seguridad y salud, se implantarán medidas apropiadas como resguardos, sistemas de extracción, equipos de protección especiales u otras precauciones técnicas de seguridad que garanticen el desempeño seguro del trabajo;

• Los equipos de trabajo serán únicamente utilizados si cumplen con los requisitos aplicables a su diseño, accesorios y protecciones, de acuerdo con la Orden Ejecutiva de Diseño de Equipos de Trabajo u otra normativa que se les pueda particularmente aplicar;

• Los equipos de trabajo se instalarán, diseñarán y usarán de forma que minimicen los riesgos para la seguridad y salud de los trabajadores. Se debe asegurar que existe suficiente espacio entre las partes móviles y fijas o que se puedan retirar de los equipos, de forma que cualquier tipo de energía, sustancia o material usado o producido pueda ser incorporado y retirado de forma segura

ATEX

Una atmósfera explosiva es una mezcla con el aire de sustancias inflamables en forma de gases, vapores, nieblas o polvos en la que, en condiciones atmosféricas normales, tras una ignición, la combustión se propaga a la totalidad de la mezcla no quemada.

Atmósfera potencialmente explosiva es el espacio de trabajo en la que una atmósfera explosiva podría desarrollarse.

Con respecto a las atmósferas explosivas, existen dos directivas europeas de aplicación:

  • La Directiva 94/9/EC, que se aplica a los equipos y sistemas de protección destinados al uso en atmósferas potencialmente explosivas. Esta directiva está dirigida a fabricantes que diseñan y fabrican equipos;
  • La Directiva 1999/92/EC, que establece los requisitos mínimos para la protección de la seguridad y salud de los trabajadores expuestos a atmósferas potencialmente explosivas.

Ambas directivas forman la denominada directiva ATEX.

En Dinamarca, las principales disposiciones legales en relación con las atmósferas explosivas son, con relación a la directiva de equipos 94/9/EC:

  • La Orden Ejecutiva nº 682 de 20013, relativa a materiales y sistemas de protección para uso en atmósferas explosivas – ATEX;
  • La Orden Ejecutiva nº 697 de 1995, relativa a equipos y sistemas eléctricos destinados al uso en atmósferas potencialmente explosivas.

Y en relación con la Directiva 1999/92/EC:

  • La Orden Ejecutiva nº 478 de 2003, relativa a los trabajos relacionados con atmósferas explosivas;
  • La Orden Ejecutiva nº 590 de 2003, sobre clasificación de lugares peligrosos.

La capacidad inspectora y de control de las atmósferas explosivas / ATEX es compartida por la Autoridad Danesa de Medio Ambiente en el Trabajo y también de la Autoridad Danesa de Seguridad Tecnológica.

En concreto, el ámbito de actuación de la Autoridad Danesa de Medio Ambiente en el Trabajo se centra en los productos para uso en entornos y atmósferas explosivas / ATEX. En este sentido, la situación en Dinamarca —según la DWEA— es que, en general, no hay problemas en relación con los productos introducidos en el mercado tal y como están diseñados para el uso en atmósferas explosivas. Por eso, la Autoridad Danesa de Medio Ambiente en el Trabajo no ha dedicado en los últimos años una cantidad especial de recursos a inspecciones concretas de atmósferas explosivas en las empresas, habiendo priorizado sus acciones hacia otros ámbitos.

Esto no exime a las empresas de cumplir con los lógicos requisitos de seguridad que corresponden a este tipo de entornos de trabajo, establecidos en la normativa. Respecto a las empresas, el aspecto fundamental que se chequea es la apropiada clasificación de las zonas y la selección de los productos existentes en cada una de ellas.

 

Espacios confinados

Cuando se trata de espacios confinados, son dos las principales normas a las que la empresa deberá atenerse, en función de la naturaleza fija o temporal del lugar de trabajo en el que se desempeñan las actividades:

• Orden Ejecutiva No. 290 de 5 de mayo de 1993, sobre Condiciones en Lugares de Trabajo de naturaleza Temporal;

• Orden Ejecutiva nº96 del 13 de febrero de 2001, sobre condiciones de seguridad en lugares permanentes de trabajo.

En general, los lugares de trabajo deberán cumplir unas condiciones básicas de seguridad y salud en cuanto al acceso, permanencia, salida, evacuación, supervisión, control de entradas-salidas, ventilación e iluminación que, en el caso de los recintos confinados deberán ser especialmente observadas por el riesgo que estas actividades llevan intrínseco.

La aplicación de los principios de seguridad y salud establecidos en la normativa de seguridad y salud en el trabajo al caso de los trabajos en recintos confinados, implica:

• La realización de una identificación de riesgos y el establecimiento de las medidas de acceso, permanencia y salida que el trabajo en el recinto confinado requiera, y que serán entregadas a los trabajadores;

• La identificación de riesgos incluirá la medición de la atmósfera del recinto y determinará las medidas de ventilación, equipos de respiración autónomos a utilizar y otros equipos de protección individual;

• Establecer los requisitos de estado de salud, cualificación y experiencia a cumplir por los trabajadores;

• Desarrollar, implantar y poner a prueba previa un protocolo de actuación en caso de emergencia;

• Desde el punto de vista organizativo, establecer una supervisión del trabajo en el espacio confinado mediante al menos un trabajador en el exterior, en permanente comunicación con los trabajadores dentro del recinto.

Aparte de estas condiciones generales, cada trabajo en concreto requerirá medidas en función del propio trabajo y el entorno y de la posible normativa específica de aplicación, tal y como ocurre por ejemplo en el caso del trabajo en redes de vertido, regulado por la Orden Ejecutiva nº 473 de 1983.

Instalaciones eléctricas

Dentro de la normativa de seguridad y salud en el trabajo, la referencia básica que establece la obligación de protección frente a los riesgos eléctricos se encuentra en la Orden Ejecutiva nº559 de 2004, según la cual la empresa debe tomar las medidas necesarias para prevenir riesgos de accidentes causados por la energía eléctrica.

A partir de esta disposición básica, en Dinamarca existe un amplio catálogo de normativa eléctrica al respecto entre la que, en lo que a instalaciones eléctricas de los centros de trabajo se refiere, destaca el Reglamento de Edificios de 2010 establece disposiciones legales mucho más exhaustivas en cuanto a las características que deberán cumplir los elementos constructivos de los edificios.

En lo que se refiere a autoridades competentes, además de la Autoridad Danesa de Medio Ambiente en el Trabajo como Autoridad Laboral, en relación con las instalaciones eléctricas en los centros de trabajo es también competente la Autoridad Danesa de Seguridad Tecnológica, organismo que publica las regulaciones de las instalaciones eléctricas en Dinamarca.

La Autoridad Danesa de Seguridad Tecnológica se encarga también de la inspección de las instalaciones eléctricas. Cada año realizan unas campañas en las que se examinan tipos específicos de instalaciones, tanto domiciliarias como en empresas. Estas inspecciones pueden realizarlas en colaboración con el Consejo Eléctrico al cual le haya transferido esta facultad en áreas geográficas específicas de Dinamarca.

Estas administraciones se encargan también de la autorización de las empresas y personal con capacidad para trabajar sobre las instalaciones eléctricas.

Aparte de estas administraciones, no existen otras inspecciones oficiales a las instalaciones eléctricas en las empresas, con la excepción de las inspecciones de la Autoridad Danesa de Medio Ambiente de Trabajo como organismo laboral.

Locales e instalaciones de incendios

En Dinamarca, ya la propia Ley de Medio ambiente de Trabajo de 2010 establece la responsabilidad del empresario de garantizar condiciones de trabajo seguras y saludables, así como de implantar los medios necesarios para la gestión de las situaciones de emergencia que pudieran surgir a consecuencia de la actividad de la empresa.

El empresario deberá asegurar que sus empleados, teniendo en cuenta sus conocimientos en materia de primeros auxilios, disponen de los medios adecuados para tomar las medidas oportunas a efectos de evitar las consecuencias derivadas de una situación de riesgo grave e inminente para su seguridad y salud.

Estas obligaciones generales se ven complementadas y desarrolladas por varios textos normativos que hacen referencia explícita a las situaciones de emergencia a causa de incendio en el lugar de trabajo:

• La referencia más general se encuentra en la Orden Ejecutiva nº 96 de 2001 en la que se establecen los requisitos y condiciones que deben en general reunir los centros de trabajo permanente;

• El Reglamento de Edificios de 2010 establece disposiciones legales mucho más exhaustivas en cuanto a las características que deberán cumplir los elementos constructivos de los edificios. En su Sección V se establecen los requisitos específicos en cuanto a la seguridad contra el fuego y los equipos de lucha contra incendios necesarios. Este reglamento sería el equivalente al Código Técnico de Edificación vigente en España y aplica a todos los edificios dentro del territorio nacional de Dinamarca.

En general, en lo que se refiere a lucha contra incendios, los centros de trabajo deben cumplir con estas condiciones:

• El centro de trabajo contará con el equipamiento apropiado contra incendios, medios de rescate y el material necesario para realizar primeros auxilios en el caso de incendio;

• El centro de trabajo debe contar con salidas de emergencia y rescate de personas, en previsión de riesgo de incendio;

• En función del nivel de riesgo de incendio, el centro de trabajo estará equipado con sistemas de alarma, tales como detectores de fuego que generen las correspondientes señales de aviso a servicios externos;

• En caso necesario, se establecerán áreas para primeros auxilios en el interior del centro de trabajo. Tales áreas contarán con las adecuadas cantidades de materiales y equipos convenientemente provistos para casos de incendio. El acceso a las zonas de primeros auxilios deberá poder realizarse de forma fácil mediante camillas;

• La ubicación, número y dimensiones de las puertas, muelles, escotillas, etc., proporcionarán adecuado aislamiento contra el ruido, el frío, humedad, fuego y otros agentes peligrosos;

• En función de la naturaleza de las actividades y otras condiciones, se establecerá un adecuado número de rutas de evacuación y salidas de emergencia que contarán con un diseño, dimensiones y emplazamiento tal que permita que las personas presentes en el centro de trabajo puedan llegar a una zona de seguridad establecida en caso de presentarse una situación peligrosa;

• En caso necesario, las puertas de salida de emergencia se abrirán en la dirección de evacuación, y será posible abrirlas de forma fácil y segura sin necesidad de llaves. Estas puertas no pueden ser diseñadas como puertas deslizantes o giratorias;

• Las rutas de evacuación y salidas de emergencia deben permanecer siempre practicables;

• En el caso de rutas de evacuación y salidas de emergencia que requieran iluminación, ésta contará con el adecuado sistema de iluminación para situaciones de emergencia.

Lugares y locales de trabajo

Con respecto a las condiciones que deben reunir los lugares o locales de trabajo de una empresa, la principal referencia se encuentra en la Orden Ejecutiva nº 96 de 2001 sobre condiciones de los centros de trabajo permanentes.

En esta Orden se establecen los requisitos relativos a:

• Planificación, diseño y equipamiento del centro de trabajo;

• Condiciones de las zonas de trabajo interiores;

• Mobiliario;

• Condiciones de temperatura, ventilación, iluminación, etc., del centro de trabajo;

• Mantenimiento y limpieza de los lugares y locales;

• Instalaciones de higiene y bienestar para los trabajadores;

• Normas detalladas a cumplir en relación con el centro de trabajo, excepciones, reclamaciones, infracciones por incumplimiento,…

En general, los centros de trabajo deben cumplir con estas condiciones básicas:

• Los lugares de trabajo serán diseñados preferentemente de modo que las actividades se realicen en locales cerrados, en interior, salvo razones justificadas que lo impidan;

• En caso de trabajos en el exterior, se establecerán periodos de trabajo y medidas de protección (tiendas, refugios, …) consideradas razonables dependiendo de las circunstancias;

• Los edificios y plantas de producción, incluyendo su equipamiento técnico, túneles, galerías, pozos, rampas, etcétera, reunirán unas adecuadas condiciones de diseño y construcción, considerando la aplicación para la cual fueron implantados y su mantenimiento;

• En previsión de situaciones de emergencia, se establecerán salidas de emergencia y rescate de personas;

• Las plantas, equipamiento e instalaciones que pudieran implicar riesgos para la seguridad y salud serán establecidas considerando estas circunstancias de modo que se minimicen los riesgos en caso de accidente;

• En las zonas con riesgo de caída de personas o de objetos, se implantarán medios de seguridad como barandillas, marquesinas, y otros medios de protección;

• En caso necesario, se instalarán señales en lugares apropiados con información y advertencia sobre las condiciones que pudieran afectar a la seguridad y salud;

• En caso de situaciones particularmente peligrosas, el centro de trabajo estará equipado con sistemas de alarma;

• El centro de trabajo contará con el equipamiento apropiado contra las situaciones de emergencia que pudieran presentarse en la empresa. Estos elementos tendrán en cuenta la naturaleza de la actividad y otras circunstancias en general;

• En caso necesario, se establecerán áreas para primeros auxilios en el interior del centro de trabajo. Tales áreas contarán con las adecuadas cantidades de materiales y equipos convenientemente provistos. El acceso a las zonas de primeros auxilios deberá poder realizarse de forma fácil mediante camillas;

• Se diseñarán e implantarán las rutas y áreas de circulación necesarias, de modo que se asegure el tránsito sin interrupciones y sin causar riesgos para la seguridad. En caso necesario, se establecerán los dispositivos técnicos que proporcionen el nivel de seguridad aceptable;

• Las rutas y zonas de tráfico localizadas en niveles inferiores a otras áreas de trabajo serán equipadas con las correspondientes protecciones;

• Las rutas de circulación de vehículos se implantarán a una distancia suficiente con respecto a puertas, muelles, pasillos para desplazamientos a pie, escaleras, …;

• Los elementos estructurales, dispositivos, plantas, instalaciones, etc., que deban permanecer accesibles para inspecciones regulares o recurrentes, trabajos de limpieza y ajuste, etcétera, estarán equipados con acceso y plataformas de trabajo seguras teniendo en cuenta esta circunstancia;

• En situaciones especiales en las que las rutas de acceso sean por medio de escaleras, éstas estarán diseñadas de forma adecuada y equipadas con barandillas que impidan la caída de personas;

• La ubicación, número y dimensiones de las puertas, muelles, escotillas, etc., tendrán en cuenta la naturaleza de las actividades y las circunstancias en general. Estarán construidas de materiales apropiados y diseñadas e instaladas de modo que puedan ser fácilmente abiertas, cerradas y recorridas sin riesgos. Proporcionarán adecuado aislamiento contra el ruido, el frío, humedad, fuego y otros agentes peligrosos;

• En función de la naturaleza de las actividades y otras condiciones, se establecerá un adecuado número de rutas de evacuación y salidas de emergencia que contarán con un diseño, dimensiones y emplazamiento tal que permita que las personas presentes en el centro de trabajo puedan llegar a una zona de seguridad establecida en caso de presentarse una situación peligrosa;

• En caso necesario, las puertas de salida de emergencia se abrirán en la dirección de evacuación, y será posible abrirlas de forma fácil y segura sin necesidad de llaves. Estas puertas no pueden ser diseñadas como puertas deslizantes o giratorias;

• Las rutas de evacuación y salidas de emergencia deben permanecer siempre practicables;

• Para una segura orientación y movimiento en el centro de trabajo, las rutas y áreas de circulación, así como las rutas de evacuación estarán claramente señalizadas con la dirección de la circulación, el sentido de salida y las inesperadas diferencias de nivel en la superficie;

• En el caso de rutas de evacuación y salidas de emergencia que requieran iluminación, ésta contará con el adecuado sistema de iluminación para situaciones de emergencia;

• El diseño e implantación del centro de trabajo debe tener en cuenta a las personas minusválidas que pudieran ocuparlo.

Locales e instalaciones

La Ley de Medio Ambiente de Trabajo establece la responsabilidad básica del empresario de garantizar condiciones de trabajo seguras y saludables, con especial referencia a:

• El desempeño del trabajo, en el sentido de planificación, organización, ejecución y supervisión;

• El diseño y ajuste del centro de trabajo;

• Equipos de trabajo;

• Sustancias y materiales.

Aparte de esta condición general, en Dinamarca, son dos las principales normas que establecen las instalaciones con que deben contar las empresas:

• Orden Ejecutiva nº 559 de 2004 sobre obligaciones sobre el desempeño del trabajo;

• Orden Ejecutiva nº 96 de 2001, sobre las condiciones de los lugares de trabajo permanentes.

En general, las empresas deberán contar con las siguientes instalaciones a disposición de los trabajadores:

• Instalaciones de primeros auxilios, equipos de rescate, materiales y equipos, instalaciones de lucha y extinción de incendios y evacuación de trabajadores. Estas instalaciones deben tener en cuenta la naturaleza y tamaño del centro de trabajo. En caso necesario, la empresa debe recurrir a servicios y asesoramiento externo para cumplir correctamente con los requisitos que se le apliquen;

• Instalaciones sanitarias: lavabo, comedor, lavamanos, vestuarios y taquillas, cabinas telefónicas (a menos que los empleados cuenten con otras posibilidades para usar teléfono), duchas, servicio de lavandería para la limpieza y desinfección de uniformes de trabajo y equipos de protección;

• En el caso de trabajadores que durante su trabajo pudieran estar expuestos a contaminación por sustancias o materiales peligrosos, deberán contar con instalaciones para prevenir la exposición o dispersión de las sustancias o materiales;

• En este sentido, las zonas de comedor establecidas en la empresa deberán estar apropiadamente separadas de las zonas de exposición a sustancias o materiales peligrosos;

• Zonas de descanso, que tendrán en cuenta a las trabajadoras embarazadas o al cuidado de niños: cuartos de descanso y para dormir (en caso de que esta posibilidad esté acordada en la empresa;

• El centro de trabajo debe estar dotado de agua potable; los locales para comedor contarán con sistemas para calentar la comida y para conservarla fresca, mesas, sillas, depósitos para residuos, en un número y distribución apropiados; las duchas, vestuarios, lavabos, y demás instalaciones sanitarias, equipadas con perchas, espejos, toallas, jabón, ….

Trabajadores autónomos

En Dinamarca, de acuerdo con la Orden 1303 de 2005, se considera trabajador autónomo a la persona que trabaja por su cuenta y riesgo, emite facturas, no recibe nóminas y tampoco recibe instrucciones jerárquicas de otras personas. En este sentido, la consideración de trabajador autónomo es similar al concepto utilizado en España.

Sin embargo, los trabajadores autónomos en Dinamarca gozan de una protección significativa a nivel de prestaciones por desempleo, enfermedad, maternidad o ayuda financiera en ciertas situaciones y reuniendo determinados requisitos (paro de determinada duración, situación personal,.…)

Estudios a nivel de la Unión Europea muestran que, en general, los trabajadores autónomos en Dinamarca tienden a mostrar una mayor satisfacción con su trabajo que los trabajadores contratados por las empresas. Esto es debido especialmente a la flexibilidad de trabajo de la que gozan, el alto grado de autoridad y la posibilidad de compatibilizar su trabajo con la vida personal.

Desde el punto de vista de la seguridad y salud en el trabajo, los trabajadores autónomos son considerados empresarios a todos los efectos, debiendo cumplir con los requisitos, derechos y obligaciones que establece la normativa en el país. Al mismo tiempo, deberán observar como trabajadores las normas a cumplir durante el desempeño efectivo de sus actividades.

Desde el punto de vista legal, no existe la posibilidad de establecer una relación laboral distinta a la de trabajador autónomo o trabajador por cuenta ajena, lo cual complica la situación para el denominado tercer grupo del mercado laboral: los freelancers, que no son ni los habituales trabajadores de empresa ni trabajadores autónomos. Son la “zona gris” del mercado laboral, trabajadores económicamente dependientes de distintos empresarios. En este grupo se encuentran principalmente periodistas, trabajadores gráficos, traductores, músicos, artistas,… con una relación laboral especial con los respectivos empresarios, cubierta en muchos casos por los acuerdos colectivos.

Trabajadores especialmente sensibles y/o minusválidos

En Dinamarca, las enfermedades crónicas son aquellas que son recurrentes o presentan un diagnóstico de larga duración. En el contexto laboral, se emplean normalmente los términos minusvalía y minusvalía laboral para referirse a enfermedades crónicas ya que el acceso a beneficios sociales (bajas por enfermedad o prestaciones por incapacidad permanente) se basan en la capacidad para trabajar, más que en el diagnóstico.

Las empresas en Dinamarca son responsables del tratamiento de los trabajadores con enfermedades crónicas. Un informe del Centro Nacional de Investigación Social mostró que el 42% de las empresas danesas emplea al menos a una persona minusválida, y aproximadamente ⅓ de estas empresas ofrecían unas condiciones de trabajo especiales a estos trabajadores.

En este sentido, hay que decir que Dinamarca tiene establecido un mercado laboral inclusivo respecto a este colectivo de trabajadores, con una serie de programas de empleabilidad que lo que buscan es integrar a las personas con minusvalías en el mundo del trabajo.

En Dinamarca, no está establecido que las empresas deban alcanzar un porcentaje mínimo de plantilla que deba pertenecer a este colectivo, ya que esto está considerado como una discriminación positiva. En su lugar, al contratar a personas minusválidas, las empresas reciben una prestación estatal que incentiva la contratación.

El resultado de estas estrategias de nivel nacional está resultado positivo y las tasas de empleo de trabajadores minusválidos en Dinamarca (52%) son superiores a la media de los países de la OCDE.

Trabajadoras embarazadas

Al igual que en el caso de trabajadores menores, el principio de no discriminación de la población trabajadora se aplica en el caso de empleadas embarazadas.

Este principio viene estipulado en la Ley consolidada nº 1349 del 16 de diciembre de 2008, que hace referencia a la discriminación por razón de género, color de piel, creencias religiosas y políticas, orientación sexual, edad, discapacidad, nacionalidad y origen étnico.

Además del cumplimiento efectivo de la mencionada norma, en el caso de las trabajadoras embarazadas, el empresario deberá atender las siguiente disposiciones legales específicas:

• Ley consolidada nº1084 de 13 de noviembre de 2009, por la que se regula el derecho a vacaciones y beneficios de la maternidad;

• Ley nº417 de 8 de mayo de 2006, relativa a la protección de la maternidad en el mercado laboral privado;

• Ley nº 1385 de 2005 (enmienda la Ley nº 711 de 2002), sobre el igual tratamiento de hombres y mujeres en relación con el acceso al empleo y los permisos por paternidad.

El sistema danés de permisos por maternidad es de los más generosos y flexibles de la Unión Europea.

Las madres tienen derecho a cuatro semanas de permiso por maternidad previos a la fecha prevista de parto y otras 14 semanas de permiso por maternidad tras el nacimiento. Los padres tienen derecho a dos semanas de permiso dentro de las 14 semanas después del nacimiento. Además, cada uno de los padres tiene otras 32 semanas de permiso.

Los padres pueden recibir prestaciones por maternidad por un máximo de 52 semanas por hijo, si se cumplen los criterios establecidos en la Ley de Permisos por Maternidad. El número total de semanas con derecho a permiso por maternidad excede el número de semanas con derecho a prestación por este concepto. Esto significa que los padres pueden continuar su permiso por maternidad más allá de las 32 semanas de permiso, si así lo desean.

El rango de la prestación por maternidad es el mismo que las prestaciones por desempleo. En 2014, el rango de las prestaciones fue de 4.075 Coronas Danesas (unos 545 € por semana). La prestación por el total de las 52 semanas, de 211.900 Coronas Danesas (unos 28.400€).

Los empleados (madres y padres) pueden también tener derecho a paga durante todo o parte de los períodos de permiso. El derecho a paga del empresario se determina por acuerdos colectivos, contratos individuales o acuerdos laborales y se trata de todo un hito en el modelo de mercado laboral de Dinamarca.

Si el empleado recibe esta paga durante los periodos de permiso, el empresario recibirá la prestación como reintegro, lo cual reduce los gastos durante los periodos de permiso.

Los trabajadores están protegidos frente a despido durante la maternidad, paternidad o permisos, por un principio de carga inversa de la prueba. Esto significa que un despido durante un permiso por maternidad es considerado ilegal, a menos que el empresario pueda probar que el despido no está relacionado con el propio permiso. La misma protección se aplica a empleados que han anunciado su voluntad de utilizar el derecho a maternidad, paternidad o permiso por el nacimiento del hijo.

Trabajadores temporales

En 2013 entró en vigor en Dinamarca la Ley sobre los derechos legales de los trabajadores de agencias de trabajo temporal.

Esta ley mejora la paridad entre los trabajadores temporales y permanentes, otorgando a los empleados temporales similares términos y condiciones laborales que los trabajadores fijos. En la práctica, la ley mejora la protección de los trabajadores temporales no protegidos por un acuerdo colectivo y mejora la competitividad entre los profesionales.

Se incluye en el ámbito de aplicación de la Ley, a las agencias extranjeras de trabajo que proporcionan trabajadores temporales a empresas en Dinamarca.

Sin embargo, esta ley establece algunas limitaciones en cuanto a los derechos de los trabajadores temporales en determinadas situaciones, como pueden ser los beneficios por nueva contratación, las coberturas y prestaciones por maternidad/paternidad, contratos de corta duración, empleados que trabajan para empresas subcontratistas, o empleados “de plantilla” convertidos en empleados temporales.

En cualquier caso, las obligaciones y derechos de los empresarios y de los propios trabajadores temporales, en relación con la seguridad y salud en el trabajo, son las mismas que para los empleados vinculados a la empresa mediante contratos estables.

En cuanto a los trabajadores externos, entendidos como aquellos que no pertenecen a la empresa pero que desarrollan temporal o permanentemente su actividad dentro de sus dependencias, el empresario del centro tiene la responsabilidad de velar para que dichos empleados reciban la información relativa a los riesgos que presenta el centro de trabajo.

Además, y de forma previa al inicio de los trabajos, el empresario que recibe a personal externo en las dependencias de su centro de trabajo deberá proporcionar la siguiente información en cuanto a las normas de acceso al centro:

• Nivel o categoría profesional requerida para el desarrollo de los trabajos a ejecutar, incluyendo en caso necesario los certificados formativos correspondientes;

• Requisitos en cuanto a la aptitud médica y otros especiales en función de los riesgos presentes en el centro;

• Información acerca de la naturaleza especial de los trabajos, en caso de haberlos, incluyendo información detallada de cada uno de los riesgos profesionales asociados.

Todos los gastos devengados de la información y las sesiones formativas impartidas a los empleados, en materia de PRL, deben correr a cargo del empresario.

Trabajo de menores

En términos generales, el ordenamiento jurídico de Dinamarca prohíbe la discriminación en el trato y en el acceso al empleo por parte de la población trabajadora.

Esta prohibición, la cual viene estipulada en la Ley consolidada nº 1349 del 16 de diciembre de 2008, hace referencia a la discriminación por razón de género, color de piel, creencias religiosas y políticas, orientación sexual, edad, discapacidad, nacionalidad y origen étnico.

Además del cumplimiento efectivo de la mencionada norma, en el caso de los trabajadores jóvenes, el empresario establecido en Dinamarca deberá atender a las disposiciones legales específicas establecidas en la sección X de la Ley de Medio ambiente en el Trabajo.

Se consideran trabajadores jóvenes aquellos menores de 18 años de edad.

Como norma general, los menores por debajo de los 15 años de edad o aquellos sujetos a formación obligatoria no pueden trabajar, salvo en casos extraordinarios aprobados por el Ministerio de Empleo y que no afecten a las condiciones de seguridad y salud del menor.

El empleo de trabajadores menores de 18 años se realizará en condiciones de planificación, organización y rendimiento adecuados a la edad, desarrollo y salud de los trabajadores. Además, se tendrá en cuenta la influencia del trabajo sobre la escolarización y educación del trabajador.

Notificación/investigación de AT y EEPP

En Dinamarca, los requisitos de notificación de accidentes y enfermedades profesionales está establecida principalmente en las Ordenes Ejecutivas sobre notificación de accidentes laborales, nº 615 y 733 de 2010.

Como norma general, el empresa debe —los antes posible dentro de los nueve días siguientes al primer día de ausencia de un trabajador por AT o EP— notificar los accidentes de trabajo y casos de intoxicación ocurrido durante la ejecución de las actividades en la empresa, si el accidente o intoxicación causó la incapacidad para trabajar por un día o más después de la fecha del evento.

La notificación debe realizarse digitalmente a la Autoridad Danesa de Medio ambiente en el Trabajo a través del sistema de notificación conjunta “EASY” de la Autoridad y del Panel Nacional de Daños Industriales (secciones 1 y 2 de la Orden Ejecutiva sobre notificación de accidentes laborales, nº 615 de 8 de junio de 2010)

Adicionalmente, los accidentes de trabajo que comporten el fallecimiento de uno o más trabajadores deberán ser comunicados telefónicamente a la Junta Nacional de Accidentes Industriales en un plazo no superior a las 48 horas.

La propia gestión de la seguridad y salud, y la aplicación de buenas prácticas, conlleva la investigación de cada accidente e incidente que se produzca en la empresa, en las que debe implicarse a los órganos de representación de los trabajadores en materia de seguridad y salud en el trabajo implantados en la empresa.

Infracciones y sanciones

El régimen de infracciones y sanciones por incumplimientos de las disposiciones de seguridad y salud está establecido principalmente en la Ley de Medio ambiente en el Trabajo de 2010.

La Autoridad Danesa de Medio ambiente en el Trabajo (Arbejdstilsynet) es el organismo inspector de referencia en cuanto a las condiciones de seguridad y salud laboral en los centros de trabajo, estando capacitado para interponer las sanciones, recargos y multas económicas que correspondan en cada situación.

En este sentido, el importe de las sanciones impuestas al empresario dependerá de la infracción cometida por parte de la organización. En caso de no producirse el pago de la cuantía de las sanciones en la fecha impuesta, se aplicará un recargo del 1,5% cada mes, de forma fraccionada.

Aparte de la imposición de sanciones, la Autoridad Danesa de Medio Ambiente en el Trabajo tiene un amplio rango de opciones para imponer el cumplimiento de las disposiciones. La elección de cada acción se realiza en base a la naturaleza y gravedad del problema detectado en un centro de trabajo. Entre estas acciones se encuentran:

  • Nota de interrupción (prohibición) de actividades, en el caso de detectarse un riesgo grave e inminente para la seguridad o salud de los empleados o de otras personas afectadas. Una nota de interrupción significa que la actividad causante de la situación debe detenerse completamente y que no puede continuar hasta la subsanación de las deficiencias que causaron la situación de riesgo;
  • Nota de mejora inmediata, en el caso de detectarse un problema grave. Una nota de mejora inmediata significa que la deficiencia debe corregirse de forma inmediata, aunque sea con medios provisionales que deben posteriormente mejorarse de forma permanente;
  • Nota de mejora con plazo. En este caso, la empresa puede continuar con la actividad, debiendo buscar una corrección permanente al problema detectado con una fecha límite razonable establecida por la propia Autoridad;
  • Nota de investigación, en el caso de que la Autoridad observe fundamentos para sospechar que las condiciones de trabajo no son apropiadas;
  • Una nota de consultoría es un requerimiento para que la empresa recurra a un consultor de SST cualificado para resolver una o varias deficiencias de seguridad y salud detectadas. Existen tres tipos de notas de consultoría:
  • Notas de consultoría en caso de deficiencias graves y complejas;
  • Notas de consultoría en caso de múltiples deficiencias;
  • Notas de consultoría en caso de incumplimientos reiterados.

Además, una nota de consultoría puede emitirse también para la investigación las condiciones psicosociales, aunque no exista una violación flagrante de las condiciones materiales de SST en la empresa.

  • Requerimiento sin notificación. Es una decisión de la Autoridad Danesa de Medio ambiente en el Trabajo estableciendo que la empresa ha incumplido las normas de SST, pero que no establece acciones concretas a ejecutar por la empresa.

Las empresas que han recibido algún tipo de nota, requerimiento o sanción de la Autoridad Danesa de Medio ambiente en el Trabajo, están obligadas a notificar a la Autoridad —en los plazos establecidos— sobre cómo se han resuelto la situación o situaciones que dieron lugar a la actuación inspectora.

 

Coordinación de actividades empresariales

En Dinamarca, cuando dos o más empresarios concurren en un mismo centro de trabajo, tienen el deber de coordinarse entre sí, en aras de garantizar la seguridad y salud de los trabajadores frente a los riesgos derivados de su actividad y de la propia concurrencia. Este deber viene contemplado en el artículo 12 de la Ley de Medio ambiente en el Trabajo.

En el caso de que una empresa destine trabajadores a las instalaciones de una tercera empresa, debe también observarse la Orden Ejecutiva 290 de 1993 sobre Condiciones en los Centros de Trabajo Temporales.

Por otro lado, esta obligación general en materia de coordinación de actividades goza de un desarrollo específico en el sector de la construcción, siendo aplicable en este ámbito la Orden Ejecutiva nº 1516 del 16 de diciembre de 2010.

En las obras de construcción en las que concurran dos o más empresarios, éstos deberán cooperar entre sí a efectos de garantizar unas condiciones de trabajo que garanticen la seguridad y salud de los trabajadores: Planificación de los trabajos a desarrollar, delimitación de zonas de trabajo y coordinación entre empresarios para evitar o controlar los riesgos profesionales derivados de la concurrencia.

Cada uno de los empresarios intervinientes en la obra deviene responsable de velar porque sus operarios son instruidos sobre las medidas determinadas previamente a efectos de coordinación. Deberán además informar y formar a los empleados sobre el contenido del Plan de Seguridad y Salud de la obra.

En aquellos casos en los que el empresario individual subcontrata parte de su actividad, deberá notificar tal contratación al empresario principal previamente al inicio de los trabajos por parte de la subcontrata.

Por último, en aquellos casos en los que la actividad a desarrollar por parte de una empresa en la obra esté legalmente tipificada como de riesgo especial (Anexo I de la Orden Ejecutiva nº 1516 ), el empresario de la misma deberá presentar a su cliente una evaluación de riesgos específica para la actividad que se va a desarrollar.

En este sentido, son actividades de riesgo especial:

• Actividades que expongan a los trabajadores al riesgo de quedar sepultado bajo tierra, de inmersión bajo el agua y de caídas desde altura;

• Exposición a sustancias químicas o biológicas que suponen un peligro particular para la seguridad y la salud o que requieran una exigencia legal de vigilancia de la salud;

• Trabajo con radiación ionizante que requiera de la disposición y controla de áreas supervisadas (art. 20 de la Directiva 80/836 Euratom);

• Trabajos en las inmediaciones de líneas eléctricas de alta tensión;

• Trabajos que expongan a los operarios al riesgo de asfixia o ahogamiento;

• Trabajos en pozos, túneles y operaciones subterráneas de movimiento de tierra;

• Trabajos llevados a cabo por submarinistas con sistema de suministro de aire;

• Operaciones realizadas con cajones con una atmósfera con gas a presión;

• Trabajos que requieran el uso de explosivos;

• Operaciones de montaje y desmontaje de componentes prefabricados pesados.

Medidas de emergencia (primeros auxilios, lucha contra incendios, evacuación, riesgo grave o inminente)

Las obligaciones generales relativas a la gestión de situaciones de emergencia vienen reguladas en el artículo 17b de la Ley de Medio ambiente en el Trabajo.

En dicho artículo se dispone que el empresario deberá asegurar que sus empleados, teniendo en cuenta sus conocimientos en materia de primeros auxilios, disponen de los medios adecuados para tomar las medidas oportunas a efectos de evitar las consecuencias derivadas de una situación de riesgo grave e inminente para su seguridad y salud. La adopción de dichas medidas no podrá en ningún caso afectar negativamente al empleado.

Estas obligaciones generales se ven complementadas y desarrolladas por dos textos normativos que hacen referencia explícita a las situaciones de emergencia en el lugar de trabajo:

• Por un lado, la Orden Ejecutiva nº 96 del 13 de febrero de 2001, establece que los lugares de trabajo deberán disponer de equipos adecuados destinados a la lucha contra incendios y a los primeros auxilios para casos de accidentes laborales. Dicha norma también detalla los requisitos que deberán cumplir los accesos y rutas de circulación dentro de los lugares de trabajo;

• Por otra parte, el Reglamento de Edificios de 2010 establece disposiciones legales mucho más exhaustivas en cuanto a las características que deberán cumplir los elementos constructivos de los edificios. En su Sección V se establecen los requisitos específicos en cuanto a la seguridad contra el fuego y los equipos de lucha contra incendios necesarios.

La Ley de Medio ambiente de Trabajo establece que, en caso de detectarse una situación de riesgo grave o inminente, los trabajadores tienen absoluta potestad para abandonar la situación que genera el riesgo y, en caso de no poder resolverse razonablemente pronto, ser resignados a otras tareas en condiciones de seguridad y salud.

También tienen la capacidad de paralizar los trabajos en caso de detectar una situación de peligro grave e inminente, los órganos de consulta y participación establecidos en la empresa.

Vigilancia de la salud

En Dinamarca, los principales requisitos generales en cuanto a la vigilancia del estado de salud de los trabajadores vienen recogidos en la Sección XI de Ley de Medio ambiente en el Trabajo de 2010.

Tal y como recoge el artículo 63 de la norma, aquellas empresas, organizaciones sindicales y otros colectivos en los que exista un riesgo notable para la seguridad y salud de los trabajadores, quedarán sujetos a las siguientes obligaciones:

• Realizar exámenes médicos a los trabajadores previamente al inicio de su actividad, de forma periódica y después de la fecha de extinción del contrato, en el caso de existir riesgos de enfermedad profesional con un largo periodo de latencia;

• Exploraciones regulares o individuales sobre las condiciones de salud desde el punto de vista de la medicina ocupacional e higiene en el trabajo.

Cabe destacar que la obligación de ofrecer reconocimientos médicos del estado de salud sólo aplica para determinadas actividades o puestos, en los que existan riesgos susceptibles de incidir negativamente en la salud de los trabajadores expuestos.

En todo caso, el empresario debe correr con los gastos generados por la realización de los reconocimientos médicos, nunca pudiendo ir éstos a cargo del empleado. Dentro de lo posible, deberán ser realizados dentro de la jornada de trabajo.

Los empleados, por su parte tienen la obligación de someterse a los reconocimientos médicos

Además de las disposiciones anteriores, existen otras específicas aplicables al colectivo de los trabajadores jóvenes, entendiendo éstos como los que no han alcanzado los 18 años de edad. Estos requisitos vienen incluidos en el artículo 64 de la misma norma.

Consulta y participación

El cumplimiento del derecho a la participación y consulta de los trabajadores gira principalmente en torno a comités compuestos de forma paritaria, por representantes del empresario y de los empleados. No obstante, cabe destacar que la composición de estos organismos internos no conlleva en ningún caso la delegación de la responsabilidad atribuible al empresario de garantizar la seguridad y salud de los empleados a su cargo.

En las empresas con más de 35 trabajadores, la participación y consulta se debe articular mediante la constitución de dos cuerpos organizativos: uno de ellos se encargará de debatir aspectos estratégicos relacionados con la seguridad y salud y diseñar medidas al respecto; el otro cuerpo, en cambio, centra su marco de actuación en aquellas cuestiones del día a día que afectan a los trabajadores. Éste último órgano interno tiene además la capacidad de paralizar los trabajos en caso de detectar una situación de peligro grave e inminente.

Por otro lado, aquellas organizaciones que cuenten con menos de 35 empleados en plantilla, consolidarán un único cuerpo organizativo que lidiará simultáneamente con ambas funciones.

Por último, aquellas empresas que dispongan de un volumen de plantilla inferior a 10 empleados, los asuntos referentes a la seguridad y salud serán debatidos directamente entre empresario y empleados.

Funciones legalmente atribuibles; Órganos de nivel básico

• Desarrollar y participar en actividades orientadas a la protección de la seguridad y salud de los trabajadores;

• Participar en la planificación de las actividades de prevención y en la elaboración de la evaluación de riesgos;

• Asegurar unas condiciones seguras en el centro de trabajo;

• Asegurar que se imparte una adecuada formación en PRL, participar en las investigaciones de accidentes y enfermedades profesionales y notificar tales gestiones al empresario;

• Promocionar comportamientos seguros por parte de la plantilla de trabajadores;

• Ejercer de enlace entre los empleados y los comités de nivel superior, en caso de existir éstos;

• Derivar los problemas de seguridad y salud que no puedan resolver al comité de nivel superior.

Funciones legalmente atribuibles; Órganos de nivel superior

• Planificar, dirigir y coordinar la cooperación en materia de SST, a efectos de discutir las deficiencias detectadas en la reunión anual del comité;

• Verificar los niveles de SST y que los trabajadores de bajo riesgo son debidamente informados en materia de PRL;

• Vigilar el cumplimiento de la legislación aplicable en materia de SST;

• Participar en las decisiones relativas al número de comités de nivel básico formados en la empresa;

• Asesorar al empresario sobre problemas existentes en materia de seguridad y salud y cómo éstas pueden ser integradas en la dirección estratégica;

• Asegurar la realización de las investigaciones de los AT e incluirlas en el resumen anual de accidentes;

• Adaptar la gestión de la prevención a los cambios normativos en la materia;

• Establecer normas orientadas a una apropiada formación en materia de PRL y velar por que estas directrices son efectivamente cumplidas;

• Asesorar sobre la necesidad de disponer de un experto en SST, en caso de ser necesario;

• Contribuir a la coordinación de actividades con otras empresas en materia de SST.

Régimen de reuniones

Como mínimo, deberá realizarse una reunión anual, si bien en ésta puede acordarse la realización de otras reuniones a lo largo del año.

Elección de los representantes

Los representantes de los trabajadores serán elegidos por los propios trabajadores mediante un proceso electoral. Como norma general, la duración del mandato no podrá superar los 2 años, si bien este periodo puede ser prorrogado por otros 2 años en caso de haber acuerdo entre empresario y trabajadores.

Además de los citados requisitos, los miembros de los comités deberán disponer de un tiempo mínimo de dedicación y de una protección adicional frente al despido.

Información

En Dinamarca, la normativa en materia de seguridad y salud atribuye a la figura del empresario la responsabilidad de velar por que cada uno de los trabajadores a su cargo, independientemente de la naturaleza y duración del vínculo contractual, recibe una información e instrucciones apropiadas y adecuadas para un desarrollo seguro de su trabajo.

Al igual que ocurre en el caso de la formación, el deber de formar como el de informar se generan siempre que se dé una de las siguientes situaciones:

• Alta del trabajador;

• Transferencia de puesto de trabajo o cambio de profesión;

• Introducción de nuevos equipos de trabajo o modificación de los ya existentes;

• Introducción de nuevas técnicas o tecnologías en el proceso productivo.

Todos los trabajadores deberán recibir información y las instrucciones adecuadas en cuanto a los riesgos específicos de su puesto de trabajo, de los propios del centro de trabajo en el que opera y de las medidas preventivas diseñadas e implementadas para la eliminación o control de dichos riesgos. El contenido de la información aportada debe además ser adaptado al desarrollo social y tecnológico, atendiendo a posibles riesgos emergentes.

En cuanto a los trabajadores externos, entendidos como aquéllos que no pertenecen a la empresa pero que desarrollan temporal o permanentemente su actividad dentro de sus dependencias, el empresario del centro tiene la responsabilidad de velar de que dichos empleados reciban la información relativa a los riesgos que presenta el centro de trabajo.

Además, y de forma previa al inicio de los trabajos, el empresario que recibe a personal externo en las dependencias de su centro de trabajo deberá proporcionar la siguiente información en cuanto a las normas de acceso al centro:

• Nivel o categoría profesional requerida para el desarrollo de los trabajos a ejecutar, incluyendo en caso necesario los certificados formativos correspondientes;

• Requisitos en cuanto a la aptitud médica y otros especiales en función de los riesgos presentes en el centro;

• Información acerca de la naturaleza especial de los trabajos, en caso de haberlos, incluyendo información detallada de cada uno de los riesgos profesionales asociados.

Todos los gastos devengados de la información e instrucciones aportadas a los empleados, en materia de PRL, deben correr a cargo del empresario.

Formación

En Dinamarca, la normativa en materia de seguridad y salud atribuye a la figura del empresario la responsabilidad de velar por que cada uno de los trabajadores a su cargo, independientemente de la naturaleza y duración del vínculo contractual, recibe una formación apropiada y adecuada para un desarrollo seguro de su trabajo.

El deber de formar se genera siempre que se dé una de las siguientes situaciones:

• Alta del trabajador;

• Transferencia de puesto de trabajo o cambio de profesión;

• Introducción de nuevos equipos de trabajo o modificación de los ya existentes;

• Introducción de nuevas técnicas o tecnologías en el proceso productivo.

El contenido de la respectiva formación debe además ser adaptado al desarrollo social y tecnológico, atendiendo a posibles riesgos emergentes.

Todos los gastos devengados de las sesiones y programas formativos impartidos a los empleados en materia de PRL debe correr a cargo del empresario.

En Dinamarca, existe una norma para establecer la formación en materia de seguridad y salud en el trabajo. Es la Orden nº 1088 de 2011 y contiene, entre otros aspectos:

• Los requisitos que debe reunir la formación, los test, así como una descripción de los requisitos de cualificación para operar grúas, carretillas elevadoras, apilados y cargadoras telescópicas;

• Requisitos de formación y descripción de los requisitos de cualificación para el trabajo con ascensores, calderas a presión, equipos de refrigeración, etcétera;

• Requisitos de formación y descripción de los requisitos de cualificación para el trabajo con sustancias y materiales peligrosos;

• Requisitos de formación y descripción de los requisitos de cualificación para el trabajo de montaje y desmontaje de andamios;

• Documentación, exámenes, finalización de la formación, requisitos de edad, excepciones, etcétera;

• Recursos y sanciones en relación con la formación.

Además, la Orden Ejecutiva nº 840 de 2010, establece las condiciones de autorización de los proveedores de formación de seguridad y salud.

Auditorías

En Dinamarca, las auditorías de los Sistemas de Gestión de la Prevención de Riesgos Laborales (SGPRL) tienen un carácter potestativo, no existiendo en el ordenamiento jurídico danés un requerimiento específico para su realización.

Aun así, son muchas las organizaciones en el país – especialmente las de gran tamaño – que deciden implantar un sistema de gestión que, posteriormente, será auditado de forma periódica. En este sentido, son válidos los estándares de reconocimiento internacional como pueden ser el contenido en la norma OHSAS 18001:2007 (el más utilizado en el país) o el propuesto por la Organización Internacional del Trabajo (OIT-OSH:2001).

Si bien no deviene una obligación legal llevar a cabo auditorías, el hecho de contar con un certificado de auditoría del sistema de gestión conlleva una ventaja significativa: evitar recibir una visita de inspección por parte de la Autoridad Danesa de Medio ambiente en el Trabajo (WEA, Danish Working Environment Authority). Para ello, deberá haberse remitido previamente dicho certificado a la Autoridad Laboral.

Actuaciones de la Inspección de Trabajo

En Dinamarca, el Ministerio de Trabajo constituye la autoridad administrativa de referencia y máxima responsable en materia de seguridad y salud en el trabajo. Ahora bien, las funciones relativas a la inspección y fiscalización del cumplimiento normativo en dichas materias recae sobre la Autoridad Danesa de Medio Ambiente de Trabajo, la cual depende del propio Ministerio.

Las características que definen su organización, funciones, derechos y obligaciones de este órgano inspector vienen principalmente recogidas en la sección 13 de la Ley de Medio ambiente en el Trabajo.

En cuanto a sus funciones, se contemplan las siguientes:

• Ofrecer asesoramiento a empresas, trabajadores, órganos de representación, consejos sectoriales y administraciones públicas en materia de seguridad y salud ocupacional;

• Otorgar un asesoramiento reforzado a la pequeña empresa, con un volumen de plantilla comprendido entre 1 y 4 trabajadores;

• Asistir al Ministerio de trabajo en cuanto a la elaboración de regulaciones específicas de conformación con la Ley de Medio ambiente en el Trabajo;

• Atender al desarrollo de los progresos sociales y tecnológicos a efectos de aplicarlos a la mejora de las condiciones de seguridad y salud en al ambiente de trabajo;

• Examinar los planes y procedimientos de trabajo, permisos y licencias, puestos de trabajo, equipos de trabajo, sustancias y materiales presentes en la actividad de la empresa;

• Asegurar el cumplimiento íntegro de las disposiciones legales incluidas en la normativa danesa de SST.

Programas de actuación de la WEA

Periódicamente, la Administración Danesa de Medio ambiente en el Trabajo establece programas estratégicos de actuación de cara a establecer ámbitos prioritarios sobre los que basar su actividad inspectora.

Actualmente, desde 2012 y hasta 2020, la DWEA ha establecido un programa que cuenta con el apoyo del Parlamento de Dinamarca y que centra su actividad sobre los siguientes tres puntos prioritarios:

• Accidentes en el trabajo;

• Riesgos psicosociales en el ambiente de trabajo;

• Trastornos musculoesqueléticos.

Tipos de visita

Existen hasta 6 tipos de visita que un inspector de la DWEA puede llevar a cabo:

1. Visitas generales: En ellas se revisan las condiciones materiales del centro y el modo en el que los riesgos asociados al proceso productivo son evitados o controlados;

2. Inspecciones detalladas: Orientadas a la supervisión de un problema de seguridad y salud específico que sufre una compañía en concreto. Algunas razones que motivan este tipo de visita pueden ser la comprobación del cumplimiento de una orden anterior emitida por la WEA, la sospecha por parte del organismo inspector de un problema serio para la seguridad y salud o la materialización de un accidente de trabajo grave;

3. Supervisión específica del sector de la construcción: La WEA ejerce una supervisión especial a las empresas del sector de la construcción y a las obras de construcción e ingeniería civil que se realizan en el país;

4. Inspección a empresas extranjeras: Se realizan en las primeras semanas, tras el registro de una empresa extranjera. Tienen como objetivo el de asegurar que la organización cumple con las obligaciones contenidas en la legislación danesa. Se vigila además que la empresa se haya inscrito en el Registro de Empresas Extranjeras Proveedoras de un Servicio;

5. Seguimiento del mercado: Orientadas a monitorizar el cumplimiento de los requisitos en cuanto a la comercialización de productos por parte de las empresas proveedoras;

6. Inspecciones de riesgos mayores: dirigidas al cumplimiento de la Directiva SEVESO, la cual tiene por objeto contribuir a la prevención de accidentes graves con motivo de la exposición a sustancias químicas peligrosas y limitar su impacto sobre las personas y el medio ambiente. Estas visitas suelen realizarse en colaboración con otras autoridades especializadas.

En cuanto a las sanciones previstas al empresario, el importe dependerá de la infracción cometida por parte de la organización. En caso de no producirse el pago de la cuantía de las sanciones en la fecha impuesta, se aplicará un recargo del 1,5% cada mes de forma fraccionada.

Organización de la actividad preventiva

La Ley de Medio Ambiente en el Trabajo establece las modalidades de servicios de prevención de las que puede hacerse valer el empresario en Dinamarca:

• Las empresas danesas de entre 1 y 9 trabajadores no están obligadas a incorporar un servicio de prevención dentro de su estructura organizativa. Aun así, en estos casos el empresario debe establecer un sistema de cooperación y diálogo en el que participen también trabajadores y mandos intermedios. Cada año deberá organizarse además una reunión de trabajo, en la que estos participantes tratarán la forma y contenido de dicho sistema de cooperación, cómo se llevará a cabo, evaluar el cumplimiento de los objetivos marcados el año anterior, diseñar los objetivos del siguiente y evaluar la posible necesidad de una mayor experiencia en materia de prevención para responder a las necesidades de la empresa en este sentido;

• Aquellas empresas con plantilla entre 10 y 34 trabajadores sí que están obligadas a implementar un servicio de seguridad y salud. En estos casos el servicio estará integrado por uno o dos supervisores de la empresa y el número idéntico de representantes de los trabajadores. Presidiendo el servicio estará el propio empresario u otra persona que actúe en su nombre. La empresa puede constituir más de un comité de este tipo. Este órgano interno se encargará de debatir periódicamente los aspectos estratégicos que deben implementarse a efectos de garantizar unas condiciones de trabajo que garanticen la seguridad y salud de los trabajadores. Por otro lado, se plantearán también en sus reuniones las cuestiones del día a día relacionadas con la materia y que afecten al conjunto de trabajadores. Excepción: En el caso de que los trabajos se desarrollen en un centro de trabajo móvil o temporal, el mínimo de trabajadores que requieren de la constitución de este comité pasa de 10 a 5;

• En el caso de las organizaciones con más de 35 trabajadores, el servicio de prevención deberá constar de dos niveles:

• Órgano de nivel básico (asuntos del día a día en materia de SST): Deberán estar compuestos por al menos dos integrantes, con un miembro representando a los trabajadores y otro en calidad de responsable o supervisor;

• Órgano de nivel superior (asuntos estratégicos en materia de SST): Deberán estar compuestos por parte de los integrantes del anterior comité, o por la totalidad de los mismos. La diferencia radica en que, en estos casos, el empresario, o uno de sus representantes, ocupará una silla adicional. En el caso de que exista más de un comité de nivel básico, el comité de nivel superior deberá estar compuesto por un mínimo de 5 integrantes: dos representantes de los trabajadores, dos encargados y el propio empresario o uno de sus representantes. En el caso de existir más de dos comités de nivel básico, se incorporará adicionalmente un representante de los trabajadores, convirtiendo la composición del comité en paritaria.

• Siempre que no exista la obligación específica de establecer un servicio de prevención interno, o bien cuando éste no cuente con la experiencia o formación suficiente para satisfacer una necesidad, el empresario podrá hacerse con el servicio de una consultora externa especializada en materia de seguridad y salud en el trabajo.

Planificación de la actividad preventiva

La normativa danesa en materia de seguridad y salud no menciona expresamente la obligación de incluir en la planificación de la actividad preventiva la relación de recursos necesarios para la implementación de la acción ni tampoco el grado de prioridad.

Sin embargo, los propios requisitos establecidos para la evaluación de riesgos exigen que el empresario deba realizar una determinación de prioridades y desarrollar un plan de acción frente a los riesgos y problemas detectados en la propia evaluación.

Además de la lógica secuencia evaluación de riesgos-planificación de actividades, el empresario está obligado a realizar determinadas acciones de seguridad y salud que tienen expresamente establecido algún criterio de regularidad o temporalidad que en la práctica requieren de planificación, como por ejemplo:

• La consulta y diálogo con los trabajadores, sus representantes y los supervisores acerca de las condiciones de seguridad y salud del trabajo;

• La supervisión regular de las condiciones de trabajo, dentro de los requisitos de seguridad y salud exigidos;

• La supervisión regular del conocimiento y cumplimiento de las normas de seguridad y salud por parte de los trabajadores;

• La realización de pruebas de seguridad, periódicas, a los equipos de trabajo y de protección puestos a disposición de los trabajadores;

• La realización de acciones formativas iniciales, periódicas y bajo determinadas circunstancias, para los trabajadores de la empresa;

• La realización de reconocimientos y controles previos y periódicos de la salud de los trabajadores;

• La realización de simulaciones periódicas de situaciones de emergencia y evacuación.

Evaluación de riesgos

En Dinamarca, el empresario es requerido a elaborar una evaluación de riesgos por escrito en la que se contemplen las condiciones de seguridad y salud en cada uno de los puestos de trabajo, teniendo en cuenta la naturaleza del trabajo, los métodos y procedimientos de trabajo aplicados, el tamaño de la organización o del centro de trabajo al cual aplique la evaluación.

La evaluación de riesgos supone una herramienta indispensable que contribuye a determinar de forma eficaz las deficiencias y necesidades de mejora que tiene la organización en materia de seguridad y salud. Supone, además, la principal herramienta de la que hacerse servir para elaborar un plan de acción destinado a evitar o disminuir los riesgos de lesión y enfermedad al que son susceptibles los trabajadores.

En Dinamarca, toda evaluación de riesgos deberá disponer de un contenido mínimo que se expone seguidamente:

1. Descripción gráfica de las condiciones de seguridad y salud presentes en el centro de trabajo o empresa;

2. Identificación de los riesgos detectados;

3. Descripción de dichos riesgos y evaluación de los mismos, así como otros problemas detectados en materia de seguridad y salud;

4. Determinación de prioridades y desarrollo de un plan de acción frente a los riesgos y problemas detectados;

5. Establecimiento de directrices para el control y seguimiento de la eficacia de las medidas implementadas.

Además del contenido mínimo del que debe disponer toda evaluación de riesgos, tal y como dispone la normativa danesa, deberá cumplir adicionalmente con los siguientes requisitos:

• Debe ser concebida y elaborada de forma conjunta por el empresario y el resto de trabajadores, o bien con el responsable en materia de seguridad y salud con el que cuente la empresa;

• Debe ser un documento elaborado por escrito, independientemente de que se elabore en formato físico o electrónico;

• La evaluación de riesgos deberá permanecer en el centro de trabajo al cual aplique su contenido y deberá estar disponible para ser consultada por parte de los órganos de gestión, la plantilla de trabajadores y la Autoridad Danesa de Medio Ambiente de Trabajo (WEA);

• El documento deberá disponer de información estadística sobre los ratios de absentismo por lesión o enfermedad;

• La evaluación de riesgos debe contener un resumen de las iniciativas y medidas relacionadas con la seguridad y salud y una descripción de los problemas o deficiencias detectadas durante la fase de identificación de riesgos;

• En el caso de que existan tales problemas o deficiencias, la evaluación incluirá un plan de acción para la gestión de aquellos riesgos que no puedan ser solventados o eliminados de forma inmediata.

En cuanto a los supuestos que motivan la obligación de revisar la evaluación de riesgos presentes en los puestos de trabajo, se deberán reevaluar aquellos puestos de trabajo en los que se hayan producido modificaciones significativas en cuanto a sus tareas, así como en los procedimientos y métodos de trabajo asociados.

Tal y como ocurre en España, el empresario danés está obligado a mantener el registro documental de la evaluación de riesgos, la cual deberá ser conservada en las instalaciones de la empresa por un periodo no inferior a 3 años.

Por último, existen una serie de formularios, check-list, de evaluación de riesgos para determinadas actividades, proporcionados por la propia Autoridad Laboral de Dinamarca. Estos formularios están concebidos para ser aplicados en empresas de poco tamaño y pueden obtenerse a través de la web de la Autoridad Danesa de Medio Ambiente de Trabajo.

Derechos y deberes de los trabajadores

La Ley de Medio ambiente de Trabajo establece los derechos y obligaciones que los trabajadores deben observar en materia de seguridad y salud, siendo éstas las principales:

• Deber de tomar las medidas razonables para proteger su propia seguridad y salud. Para ello, los trabajadores están obligados a cumplir con las instrucciones de seguridad para su trabajo, lo cual incluye la obligación de utilizar correctamente los equipos de trabajo y de protección proporcionados por la empresa;

• En caso de detectar desviaciones en cuento a las condiciones de SST, los trabajadores deben reportar la situación al responsable o supervisor correspondiente o directamente al propio empresario;

• Deber de tomar las medidas razonables para proteger la seguridad y salud de compañeros y otras personas afectadas por la actividad. En este sentido, los trabajadores deben participar en las acciones de cooperación y coordinación establecidas para ello;

• Los trabajadores tienen derecho a recibir la información pertinente sobre los riesgos a los que están expuestos, a consecuencia de su actividad en la empresa. También, a solicitar cuanta información adicional requieran si entienden que la aportada no es suficiente para asegurar un desempeño seguro de sus tareas;

• En caso de detectar una situación de riesgo grave o inminente, los trabajadores tienen absoluta potestad para abandonar la situación que genera el riesgo y, en caso de no poder resolverse razonablemente pronto, ser reasignados a otras tareas en condiciones de seguridad y salud;

• La seguridad y salud en la empresa debe desarrollarse a través de la cooperación entre el empresario y los trabajadores. Para ello, los trabajadores tienen derecho a elegir a los representantes en materia de seguridad y salud que defiendan su posición;

• Además, los trabajadores tienen derecho a recibir, por parte de la empresa, la formación en PRL habilitante para el desempeño de su trabajo en la empresa;

• También un apropiado control de su estado de salud, tanto al inicio de su trabajo como regularmente mientras desempeñan su labor en la empresa.

Derechos y deberes del empresario

La Ley de Medio Ambiente de Trabajo establece la responsabilidad básica del empresario de garantizar condiciones de trabajo seguras y saludables, con especial referencia a:

• El desempeño del trabajo, en el sentido de planificación, organización, ejecución y supervisión;

• El diseño y ajuste del centro de trabajo;

• Equipos de trabajo;

• Sustancias y materiales.

El empresario tiene directa responsabilidad en el correcto establecimiento y desarrollo de todos los aspectos de la gestión de la seguridad y salud en la empresa:

• Establecimiento de una apropiada organización preventiva con, , el soporte externo que aporte la experiencia y competencia requeridas, en caso necesario;

• Elaborar una evaluación de riesgos por escrito y mantener un registro documental de las evaluaciones realizadas;

• Control de la salud de los trabajadores mediante exámenes y vigilancia de la salud previa al comienzo de las respectivas tareas y también periódicamente;

• Formación e información de los trabajadores;

• Establecimiento de los órganos de participación y consulta de los trabajadores;

• Implementación de los medios necesarios para situaciones de emergencia, incluyendo instalaciones de primeros auxilios y para garantizar condiciones de bienestar de los trabajadores;

• Poner a disposición de los empleados los equipos de trabajo y equipos de protección necesarios para el desempeño de los trabajos en condiciones de seguridad y salud, y controlar su correcta utilización;

• Tener en cuenta las condiciones de seguridad y salud de los trabajadores especialmente sensibles.

Además de estas responsabilidades respecto a los trabajadores directamente a su cargo, cada empresario que desempeñe actividades en el mismo centro de trabajo debe cooperar para crear unas condiciones de trabajo seguras para todos los empleados implicados. Es decir, desarrollar un adecuado sistema de coordinación de actividades.

En Dinamarca, la documentación relativa a la seguridad y salud que los empresarios están obligados a registrar documentalmente, y a ser dispuesta ante la Autoridad Laboral, dependerá de las características de la empresa y de la actividad que ésta desarrolle.

Aun así, todas las organizaciones del país deberán disponer, como mínimo de la siguiente documentación:

• Evaluación de los riesgos para la seguridad y salud de los trabajadores;

• Instrucciones y procedimientos documentados para el uso de equipos de trabajo y manipulación de sustancias peligrosas;

• Una política corporativa escrita en la que se prohíba el consumo de tabaco en las instalaciones de la empresa, incluyendo en este sentido los vehículos de la empresa.

Estos tres documentos deberán estar siempre a disposición de la Autoridad Danesa de Medio ambiente en el Trabajo, incluso en aquellas visitas de inspección no programadas.

Por otro lado, el artículo 22.2 de la Ley de Medio ambiente en el Trabajo de 2010 dispone que la Autoridad Laboral podrá requerir al empresario determinados documentos destinados al control estadístico de las condiciones de trabajo en el país:

• Número, sexo, edad y estado de salud de los empleados a su cargo;

• Máquinas y equipos de trabajo, componentes, accesorios, dispositivos y otro equipamiento técnico;

• Listado de sustancias y materiales empleados en la actividad de la organización;

• Documentación sobre otros aspectos relevantes en término de seguridad y salud.

Cabe destacar, no obstante, que dependiendo del sector de actividad , o de los riesgos específicos, puede igualmente ser requerida otra documentación para el registro documental.

Por último, en aquellos casos en los que se hayan alcanzado acuerdos entre la representación de los empresarios y de los trabajadores que modifiquen alguna disposición legal contenida en la Ley de Medio Ambiente (forma de organizar el servicio de prevención, por ejemplo), el empresario deberá registrar dicho acuerdo y remitirlo a la autoridad laboral, a efectos de que ésta otorgue en última instancia su aprobación.

Definiciones

En Dinamarca, las definiciones en cuanto a términos relacionados con la seguridad y salud se encuentran distribuidos a lo largo de las distintas disposiciones, siendo los más destacados los que a continuación se reflejan:

• Empresario: La Ley de Medio Ambiente en el Trabajo no contiene una definición de empresario, sin embargo, existe una explicación del término en la Guía WEA F.3.3 (mayo 2011). El empresario es la persona que gestiona la organización o participa en su gestión a nivel de dirección;

• Daño: De acuerdo con la legislación danesa, dentro del concepto de daño, a consecuencia del trabajo, se incluyen las enfermedades profesionales y los accidentes de trabajo.

• Accidente de trabajo: De acuerdo con la Ley de Compensación de Trabajadores (marzo 2013) será todo daño personal causado por un incidente o exposición súbita u ocurrida en los cinco días precedentes. Como norma general, los efectos legales de un accidente comienzan desde la fecha del accidente o la de final de la exposición causante del accidente;

• Enfermedad profesional: De acuerdo con esta misma norma, es una enfermedad causada por las condiciones de trabajo. La enfermedad puede desarrollarse por exposiciones, tanto de corta duración como prolongadas en el tiempo. Esto significa que la enfermedad debe desarrollarse debido a exposiciones en el centro de trabajo y que éstas tengan relación médicamente justificada con la enfermedad reportada. Las enfermedades profesionales en Dinamarca se encuentran recogidas en un listado oficial que reconoce los daños ocurridos a una persona en el trabajo en función de ciertas exposiciones en el centro de trabajo. La lista es actualizada regularmente por el Comité de Enfermedades Profesionales, órgano compuesto por representantes del Panel Danés de Salud (Sundhedsstyrelsen), la Autoridad Danesa de Medio ambiente en el Trabajo (Arbejdstilsynet) y otros agentes laborales implicados.

Administraciones Públicas competentes

En Dinamarca, existen una serie de organismos públicos estatales que incorporan el campo de la seguridad y salud en el trabajo a la totalidad o parte de su ámbito funcional y que se exponen a continuación:

• Ministerio de Trabajo (Beskaeftigelsesministeriet): Es el máximo organismo responsable en cuanto a la promoción del marco normativo en materia de empleo y de seguridad y salud en el trabajo, ostentando plena y exclusiva potestad a nivel legislativo para las mencionadas materias. Desempeña otras funciones relativas a la asistencia de personas desempleadas, financiación parcial o total de trabajadores con algún tipo de discapacidad, protección y promoción del empleo y prestaciones de seguridad social. Website: http://uk.bm.dk/

• Autoridad Danesa de Medio Ambiente de Trabajo (The Danish Working Environment Authority, DWEA, Arbejdstilsynet): Supone el organismo inspector de referencia en cuanto a las condiciones de seguridad y salud laboral presentes en los centros de trabajo de Dinamarca. Pueden ofrecer asesoramiento y notas de mejora, si bien también interponen sanciones, recargos y multas económicas. Website: http://engelsk.arbejdstilsynet.dk/en/.

• Junta de Apelaciones de Dinamarca (Ankestyrelsen): Se trata de un organismo cuya principal función es recibir y gestionar las reclamaciones realizadas por empresarios, empleados y otros colectivos del diálogo social en materia de empleo y seguridad social. Tratan aproximadamente 65.000 reclamaciones al año y realizan además una labor divulgativa en materia de empleo y seguridad social. Website: http://ast.dk/

• Junta Nacional de Accidentes Industriales (Arbejdsskadestyrelsen): Se trata de una agencia que depende directamente del Ministerio de Trabajo de Dinamarca y que ostenta entre sus funciones la de decidir sobre si los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales acaecidos deben ser considerados como tales. Una vez deciden sobre el suceso, la compañía contratada por el empresario procede a pagar la compensación correspondiente al trabajador. (En Dinamarca, el empresario tiene la obligación legal de cubrir en el seguro obligatorio por contingencias profesionales a la totalidad de los trabajadores a su cargo). Website: http://www.ask.dk/

• Centro de Investigación Nacional del Ambiente de Trabajo (Det Nationale Forskningscenter for Arbejdsmiljo): Se trata de un ente estatal dedicado casi de forma exclusiva a la investigación y divulgación de conocimiento en materia de seguridad y salud laboral y medio ambiente de trabajo. Realizan también servicio de consultoría dentro de las áreas funcionales que configuran este órgano. Website: http://www.ask.dk/da/English.aspx

Ambito aplicación

La Ley de Medio Ambiente de Trabajo abarca las condiciones físicas y psicológicas del trabajo.

Todos los aspectos relacionados con el trabajo deben ser desarrollados para asegurar la salud y seguridad laboral, considerados individualizadamente a partir de la evaluación general de las condiciones físicas, ergonómicas y psicológicas del medio ambiente de trabajo que pudieran afectar a la salud física o mental de los trabajadores.

La Ley de Medio Ambiente en el Trabajo se aplica expresamente en los casos de:

• Trabajos del sector de la aviación desarrollados en tierra;

• Trabajos del sector de la pesca y en embarcaciones, únicamente durante las operaciones de carga y descarga de barcos;

• Trabajos del sector de astilleros desempeñado a bordo de buques, y similares.

Desde el punto de vista de la empresa, la Ley de Medio Ambiente de Trabajo se aplica a la actividad de cualquier empresa, con las siguientes excepciones:

• Actividades de trabajos domésticos;

• Trabajos exclusivamente desempeñados por familiares más directos (que comparten hogar) del empresario que pertenecen;

• Actividades militares y las que pueden incluirse en el servicio militar.

Aspectos generales

Dinamarca es considerado uno de los países más seguros del mundo, no sólo en el ámbito laboral, sino también en otros aspectos de la seguridad vial y civil.

En el aspecto laboral, la protección de la seguridad y salud en el trabajo viene regulada principalmente por la Ley de Medio ambiente Laboral (Danish Working Environment Act) que, desde 1975, extendió el concepto de seguridad y salud para abarcar todos los factores que causan accidentes y enfermedades y considerar su prevención. Se consolidó como la disposición básica de requisitos de SST y medio ambiente de trabajo. La última revisión es de 2010.

Esta ley incluye disposiciones generales en materia de seguridad y salud en el ambiente de trabajo, tipificando sanciones por incumplimiento de las mismas. Dicha norma constituye una primera referencia a la que el empresario debe atenerse, si bien viene complementada por una serie de Órdenes Ejecutivas que configuran el resto del ordenamiento jurídico danés en la materia, siendo las principales las siguientes:

• Orden Ejecutiva nº96 del 13 de febrero de 2001, sobre condiciones de seguridad en lugares permanentes de trabajo;

• Orden Ejecutiva No. 290 de 5 de mayo de 1993, sobre Condiciones en Lugares de Trabajo de naturaleza Temporal;

• Orden Ejecutiva No. 292 de 26 de abril de 2001 sobre Trabajo con Sustancias y Materiales (agentes químicos);

• Orden Ejecutiva No. 466 de 14 de septiembre de 1981, sobre el Registro de Sustancias y Materiales;

• Orden Ejecutiva No. 559 de 17 de junio de 2004 sobre la ejecución de determinados trabajos;

• Orden nº 612 de 25 de junio de 2008 sobre el Diseño técnico de los equipos;

• Orden Ejecutiva No. 647 de 26 de junio de 2008, sobre el reconocimiento de cualificaciones profesionales adquiridas en el extranjero;

• Orden nº 693 de 10 de junio de 2013, referente al diseño de máquinas;

• Orden Ejecutiva No. 908 de 27 de septiembre de 2005 sobre las medidas para proteger a los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a sustancias y materiales cancerígenos en el trabajo;

• Orden Ejecutiva No. 1088 del 28 de noviembre de 2011, sobre capacitación en materia de Seguridad y Salud en el Trabajo;

• Orden Ejecutiva No. 1516 del 16 de diciembre, referente a los trabajos en obras de construcción;

• Orden nº 1109 del 15 de diciembre de 1992, por el que se regula la utilización de los equipos.

Además de la Ley, y sus órdenes ejecutivas, la Administración de Medio ambiente Laboral (WEA) publica sus propias guías (WEA Guidelines), que describen cómo las regulaciones de SST deben ser interpretadas.

Las Guías WEA no son vinculantes en sí mismas, aunque están basadas en las disposiciones (Ley y órdenes ejecutivas), por lo que su contenido es relevante. Así, la Administración danesa de Medio Ambiente en el Trabajo no actuará, por ejemplo, en el caso de que una empresa haya cumplido con estas guías.