El RD 171/2004 establece que, entre las empresas concurrentes en un mismo centro de trabajo, debe producirse un intercambio de información respecto a los riesgos específicos de las actividades que desarrollan. Además, el empresario titular, dará al resto de empresarios concurrentes instrucciones para la prevención de los riesgos existentes en el centro de trabajo que puedan afectar a los trabajadores de las empresas presentes y sobre las medidas que deben aplicarse cuando se produzca una situación de emergencia.

Se identifican como las principales causas de accidentes en la concurrencia de empresas de transporte y almacenamiento las siguientes:

  • Manipulación manual de cargas
  • Sobreesfuerzos
  • Movimientos repetitivos
  • Golpes por caída, resbalón o tropiezo
  • Golpes o atropello de vehículos
  • Aplastamiento

Por ello es muy importante proporcionar toda la información y formación necesarias para evitar que se produzca cualquiera de estas situaciones.

Además, en el sector del transporte afloran una serie de dificultades a la hora de cumplir con las obligaciones establecidas en la normativa de Prevencion de Riesgos Laborales.

El principal motivo que dificulta esta tarea es la gran afluencia de empresas que acceden al centro de trabajo con una previsión mínima. Muchas de las mismas, hasta unas pocas horas antes de la carga o descarga de mercancía no saben a qué centro deben acudir a realizar el trabajo, lo que dificulta enormemente realizar la Coordinación de Actividades. En ocasiones, un transportista ya en ruta aún desconoce exactamente el centro al que debe acudir, por lo que el traslado de la información al propio trabajador resulta casi imposible.

Del mismo modo que se hace difícil gestionar que el trabajador reciba la información, también es complicado que tenga conocimiento del resto de empresas que concurren en el centro y los riesgos a los que se expone en dicha concurrencia. En estos casos se hace especialmente compleja la coordinación de actividades con el resto de las empresas.

Por otro lado, concurren en las mismas tareas en el centro de trabajo, trabajadores de distintas empresas, cada uno con sus procedimientos y sin un protocolo de actuación común definido. La exigencia en cuanto a tiempos es muy alta, ocasionando tensiones y prisas que hacen que afloren con mayor facilidad las causas de accidentalidad anteriormente mencionadas.

El alto porcentaje de autónomos en el sector hace que la coordinación de actividades sea aún más difícil y que se prime la realización de los trabajos al cumplimiento en materia de prevención de riesgos laborales.

Es fundamental incidir en la concienciación respecto a la prevención para evitar que la siniestralidad pueda aumentar.

 

Algunas de las medidas que pueden llevarse a cabo para reducir la siniestralidad y mejorar las condiciones de seguridad en el sector son, por ejemplo:

  • Establecer un plan de gestión por parte de la empresa principal, que incluya los riesgos evaluados del centro de trabajo, y la documentación de obligatorio cumplimiento por parte de las empresas concurrentes de una manera clara y directa mediante aplicaciones informáticas.
  • Facilitar en todo lo posible el intercambio de información.
  • Fomentar la cultura preventiva entre todas las empresas concurrentes, y en consecuencia entre sus trabajadores.
  • Definir claramente las tareas que puede realizar cada trabajador.
  • Control por parte de la Administración del cumplimiento de las obligaciones por parte de la empresa principal.

La Dificultad de Realizar la CAE en el Transporte de Mercancías

El RD 171/2004 establece que, entre las empresas concurrentes en un mismo centro de trabajo, debe producirse un intercambio de información respecto a los riesgos específicos de las actividades que desarrollan. Además, el empresario titular, dará al resto de empresarios concurrentes instrucciones para la prevención de los riesgos existentes en el centro de trabajo que puedan afectar a los trabajadores de las empresas presentes y sobre las medidas que deben aplicarse cuando se produzca una situación de emergencia.

Se identifican como las principales causas de accidentes en la concurrencia de empresas de transporte y almacenamiento las siguientes:

  • Manipulación manual de cargas
  • Sobreesfuerzos
  • Movimientos repetitivos
  • Golpes por caída, resbalón o tropiezo
  • Golpes o atropello de vehículos
  • Aplastamiento

Por ello es muy importante proporcionar toda la información y formación necesarias para evitar que se produzca cualquiera de estas situaciones.

Además, en el sector del transporte afloran una serie de dificultades a la hora de cumplir con las obligaciones establecidas en la normativa de Prevencion de Riesgos Laborales.

El principal motivo que dificulta esta tarea es la gran afluencia de empresas que acceden al centro de trabajo con una previsión mínima. Muchas de las mismas, hasta unas pocas horas antes de la carga o descarga de mercancía no saben a qué centro deben acudir a realizar el trabajo, lo que dificulta enormemente realizar la Coordinación de Actividades. En ocasiones, un transportista ya en ruta aún desconoce exactamente el centro al que debe acudir, por lo que el traslado de la información al propio trabajador resulta casi imposible.

Del mismo modo que se hace difícil gestionar que el trabajador reciba la información, también es complicado que tenga conocimiento del resto de empresas que concurren en el centro y los riesgos a los que se expone en dicha concurrencia. En estos casos se hace especialmente compleja la coordinación de actividades con el resto de las empresas.

Por otro lado, concurren en las mismas tareas en el centro de trabajo, trabajadores de distintas empresas, cada uno con sus procedimientos y sin un protocolo de actuación común definido. La exigencia en cuanto a tiempos es muy alta, ocasionando tensiones y prisas que hacen que afloren con mayor facilidad las causas de accidentalidad anteriormente mencionadas.

El alto porcentaje de autónomos en el sector hace que la coordinación de actividades sea aún más difícil y que se prime la realización de los trabajos al cumplimiento en materia de prevención de riesgos laborales.

Es fundamental incidir en la concienciación respecto a la prevención para evitar que la siniestralidad pueda aumentar.

 

Algunas de las medidas que pueden llevarse a cabo para reducir la siniestralidad y mejorar las condiciones de seguridad en el sector son, por ejemplo:

  • Establecer un plan de gestión por parte de la empresa principal, que incluya los riesgos evaluados del centro de trabajo, y la documentación de obligatorio cumplimiento por parte de las empresas concurrentes de una manera clara y directa mediante aplicaciones informáticas.
  • Facilitar en todo lo posible el intercambio de información.
  • Fomentar la cultura preventiva entre todas las empresas concurrentes, y en consecuencia entre sus trabajadores.
  • Definir claramente las tareas que puede realizar cada trabajador.
  • Control por parte de la Administración del cumplimiento de las obligaciones por parte de la empresa principal.